La Conselleria de Educación ultima una orden que regulará el contrato familia tutor que permitirá ofrecer a las familias la posibilidad de que sus hijos, en Educación Secundaria Obligatoria, puedan realizar tareas y acciones de carácter social cuando estos sean expulsados temporalmente del centro. Las familias habrán de autorizar explícitamente su acuerdo sobre esta posibilidad. En este caso, los centros educativos podrán solicitar la colaboración con ayuntamientos o entidades sin ánimo de lucro para establecer acciones de beneficio a la sociedad, acordes con la edad y falta cometida por los menores.

El contrato familia tutor será de aplicación este curso en los centros docentes sostenidos con fondos públicos que imparten enseñanzas no universitarias de la Comunitat. Los colegios e institutos que quieran participar en el programa experimental podrán suscribir los primeros contratos con las familias tras la primera evaluación del curso.

Según ha explicado la consellera de Ecuación, María José Català, “se trata de un contrato que se firmará entre el tutor del alumno, el alumno y la familia, mediante el que las tres partes se comprometen a cumplir unos objetivos que permitirán estimular, apoyar y hacer seguimiento del proceso educativo del alumno”.

Cada contrato tendrá unas características específicas según la etapa educativa en la que se encuentre el alumno. Esta medida está orientada a reducir el abandono escolar, que ya se ha reducido en 2,3 puntos en dos años. H