Los miembros de Compromís en Castellón remarcan la contradicción en torno a la escultura de Ripollés que el anterior presidente de la Diputación encargó para que presidiera la entrada al aeropuerto de Castellón. La organización recuerda que la UTE que en su día resultó concesionaria, Conaer (Concesiones Aeroportuarias), afirmó que se habían gastado 36.000 euros en los fundamentos de la mastodóntica obra, una cantidad a la que la Generalitat no ha dado ninguna justificación.