Los castellonenses pillados por la Agencia Tributaria, al cruzar datos y fotografías con el Catastro, por no haber declarado inmuebles u obras adicionales, tendrán que abonar el pago atrasado del IBI --de un máximo de cuatro años, y con recargo--. Esto, además de la tasa de 60 euros para regularizar su situación, como ya publicó ayer Mediterráneo.

Así lo apuntaron desde el Ministerio de Hacienda, que dejó claro que no se trata de una “amnistía” de las alteraciones catastrales, puesto que además de la tasa regulatoria se debe pagar por los tributos atrasados “de un máximo de cuatro años atrás --como marca la ley Tributaria también para otras cuestiones--, y con los intereses de recargo”.

Si en diciembre se impulsó una primera campaña de inspección para 173 municipios de toda España, en una fase piloto; la próxima, que ya implicará “un número mucho más importante”, arrancará el próximo abril, según apuntaron fuentes del Ministerio, que no pudieron concretar ayer qué localidades de la provincia de Castellón se han incluido ya o se incorporarán.

La campaña de colaboración entre Hacienda y el Catastro conllevará para los ayuntamientos ingresos adicionales por el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que no se pagara o bien por nuevos m2 adicionales incorporados, que suponen una mayor cuota y por tanto recaudación.

De entre varios ayuntamientos consultados por este rotativo, solo Burriana confirmó que el Catastro ya le ha comunicado la lista de inmuebles con alteraciones respecto a la anterior revisión. El concejal de Urbanismo, Juan Granell, explicó que “en base a estos datos, que recibimos a finales del 2013, hemos hecho comprobaciones y posteriormente hemos empezado a pedir el pago de IBI y tasa de basuras de viviendas que no estaban catalogadas. En su mayoría, se trata de casas rurales, no de la zona urbana”.

NULES // En Nules, su alcalde, Mario García, ve positiva esta campaña en la que se detectan las alteraciones catastrales, para que sea justo “para los que sí cumplen con sus obligaciones y pagan”, más que por la recaudación. Con todo, no ha recibido comunicación de que hayan aflorado nuevos datos y consideró que los actuales “son bastante fieles”. “Quizás hay más variación en municipios de costa e interior donde hacía tiempo que no se revisaba el Catastro”, dijo. H