El juez del caso Nóos, José Castro, mantiene la imputación de la infanta Cristina por dos supuestos delitos fiscales y blanqueo, y considera que debería ser juzgada junto con su esposo, Iñaki Urdangarin, y el resto de imputados en la supuesta trama de corrupción.Esta decisión figura en el auto de pase a procedimiento abreviado dictado hoy por el juez Castro, de 167 páginas, con el que pone fin a la instrucción del caso Nóos y donde dispone que el Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares y populares personadas soliciten la apertura del juicio oral formulando escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa en un plazo de 20 días o, excepcionalmente, la práctica de diligencias complementarias.

Contra el auto de hoy cabe recurso de reforma, para el que el juez ha dado a las partes cinco días. También pueden recurrir en apelación ante la Audiencia de Palma.

La infanta sigue imputada, junto a su marido Iñaki Urdangarin, por dos delitos de fraude fiscal del artículo 305 del Código Penal. Hacienda atribuye presuntamente a Urdangarin fraude en el IRPF de 2007 y 2008, cuando presuntamente defraudó 182.005 euros y 155.138 euros, respectivamente.

El juez también mantiene la imputación de la hermana del rey por presunto blanqueo de capitales, previsto y penado en el artículo 301 del Código Penal, un delito que únicamente le imputa a ella en esta causa.

Castro imputó el pasado 7 de enero a la infanta Cristina por los presuntos delitos de fraude fiscal y blanqueo de capitales. La duquesa de Palma prestó declaración en el juzgado el 8 de febrero durante seis horas.

Por su parte, la Casa del Rey ha expresado su "pleno respeto a la independencia del poder judicial" tras conocer la decisión del juez instructor del caso Nóos, José Castro, de mantener la imputación de la infanta Cristina por presuntos delitos fiscales y blanqueo.