Los juzgados de Castellón no logran desatascarse. Y eso que la carga de trabajo que soportan jueces y funcionarios ha ido menguando con los años. Las tasas judiciales, implantadas por el ministro Alberto Ruiz Gallardón a finales del 2012, han contribuido a frenar el número pleitos, pero no son suficientes para aligerar la agenda de los juzgados, que soportan una carga de trabajo que duplica a la recomendada, como denunció Mediterráneo esta semana.

Según las últimas estadísticas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en Castellón, la tasa de litigiosidad (mide el número de asuntos por cada 1.000 habitantes) se ha situado en el primer trimestre del 2014 en 41,86 casos (la media nacional es de 47,5), cuatro puntos menos que en el mismo periodo del 2013 y muy lejos de los valores alcanzados por provincias como Madrid o Málaga, que superan los 67 casos.

Entran menos asuntos, pero aún así los juzgados de Castellón registraron durante los tres primeros meses de este año 24.577 sucesos ingresados. Suponen una media de 273 casos al día, una cifra que dista un poco de la contabilizada en el mismo periodo del año pasado, cuando ingresaron 27.560 (306 casa día).

Pero aunque la tasa de litigiosidad ha ido evolucionando a la baja, las cifras globales continúan siendo abrumadoras. Un ejemplo. Las jurisdicciones de la provincia cerraron el primer trimestre de este año con la friolera de 39.899 asuntos pendientes, cinco más que al finalizar el 2013 aunque 2.367 menos que hace un año. “La cifra de asuntos pendientes no es tan abultada, pero el atasco sigue siendo monumental. Faltan más juzgados y más funcionarios”, coinciden tanto magistrados como sindicatos.

Para que jueces y funcionarios llevaran su agenda al día, además de un refuerzo de personal, sería necesario que durante al menos seis meses no entrara ni un solo asunto nuevo y eso, lógicamente, es imposible. Cada trimestre, los magistrados resuelven en Castellón entre 20.000 y 25.000 asuntos, por lo que para dar salida al atasco de los casi 40.000 casos pendientes, deberían trabajar solo en estos durante seis meses.

UN PROBLEMA ENDÉMICO // Las cifras que acaba de publicar el CGPJ no sorprenden ni a jueces, ni a abogados ni a procuradores. Todos llevan años denunciando la falta de medios y haciendo hincapié en situaciones que empiezan a ser más que habituales: demoras en juicios de hasta 12 años y señalamientos con año y medio de retraso. ¿La solución? Más refuerzos para poder dar salida a la montaña de expedientes que se acumulan en los despachos. H