Los embalses de la provincia de Castellón están casi a la quinta parte de su capacidad a pesar de la gota fría. Y es que las precipitaciones apenas han recargado los embalses de la provincia, que almacenan 51,36 hm3, frente a los 231,1 que podrían llegar a acumular. Desde el día 15 y hasta ayer han ganado 4,6 hm3.

El portavoz de la Unió de Llauradors i Ramaders, Vicent Goterris, explica que las lluvias de las últimas horas son “positivas”, pero “escasas” para compensar la sequía que arrastra la provincia, ya que “los acuíferos y pantanos están en niveles muy bajos y la mayoría de las precipitaciones se han situado en el prelitoral y el litoral, pero no en la cabecera de los ríos, que es donde más debería llover”, manifiesta.

Como dato positivo, Goterris destaca las precipitaciones de la Plana Baixa, la zona más afectada por la sequía, donde el lunes se recogieron 30 l/m2 en 30 ó 40 minutos, pero apunta que deberían caer 100 l/m2 en las próximas tres semanas para poder afrontar la campaña citrícola con garantías.

José Quereda, catedrático de Climatología de la UJI, también coincide en que “todavía tenemos un déficit de 100 l/m2 de enero a septiembre, con lo que harían falta dos episodios más de lluvias como el del lunes para poder nivelarnos y encarar el otoño”.

¿CAMBIO DE TENDENCIA? // Castellón ha dejado atrás los 12 meses más secos desde que existen datos (1911). “Septiembre ya ha empezado con una dinámica muy distinta a septiembre del 2013, que prácticamente se zanjó sin lluvia y las perspectivas es que siga la inestabilidad en los próximos días”, explica José Ángel Núñez, jefe de Climatología de Valencia. A nivel global, fue un año seco, con un 67% menos de lluvias (152,2 l/m2). La excepción es el 1% del territorio (el norte de la provincia), que ha sido normal.

Y es que Morella ha despedido el verano más lluvioso desde 1990. A destacar también los 300 l/m2 de Benafigos o Castellfort y los 200 de Morella o Benassal. También ha sido remarcable lo acontecido en las tres primeras semanas de septiembre, las más cálidas desde que hay datos. H