Los partidos de la oposición en la Diputación, PSPV y Compromís, reclamaron ayer una reunión urgente del consejo de gobierno del Hospital Provincial en la que aclarar si habrá un nuevo acelerador lineal para el centro sanitario, a tenor de que el conseller de Sanidad, Manuel Llombar,t señalara el martes que el criterio de los técnicos servirá para optar o no por la adquisición, y el presidente de la Diputación, Javier Moliner, reiterara ayer que la decisión de compra ya está tomada.

El portavoz socialista, Francesc Colomer, afirmó que el encuentro debe servir para que los implicados “den la cara y dejen de mentir”. “Moliner y Bataller han hecho el ridículo”, dijo Colomer, quien agregó que “se han convertido en dos actores espontáneos que no sabían de qué estaban hablando y han creado una confusión que no se merece ni el hospital ni los pacientes”.

Por su parte, Amparo Marco lamentó desde el PSPV de la capital “el espectáculo” e informó de que ha presentado una moción en el Ayuntamiento de Castellón para “exigir” a la Generalitat Valenciana que “aporte la cantidad económica necesaria para la adquisición inmediata del acelerador lineal” del Provincial.

Mientras, Enric Nomdedéu, portavoz de Compromís, exigió también la convocatoria “urgente” del consejo de gobierno “para aclarar qué pasa con la compra del nuevo acelerador”. Por último, el sindicato UGT pidió “una solución definitiva” para la cuestión. H