El PP aprobó ayer en el pleno municipal, con el rechazo de toda la oposición, una enmienda suya que sienta las bases para crear una asesoría jurídica gratuita para las asociaciones sociales de Castellón en el momento en que el Ministerio de Hacienda clarifique los criterios que regirán la presentación de la declaración del impuesto de sociedades.

De esta forma, los populares desnaturalizaron la moción que había presentado el PSPV sobre este asunto. Los socialistas pedían crear ya esta asesoría en la sede municipal de la calle Gaibiel.

En el debate, el portavoz del PP, Juan José Pérez Macián, apostó por conveniar ese asesoramiento con los colegios profesionales para no sobrecargar de trabajo a los funcionarios pero pidió “cordura” a la oposición para esperar el contenido definitivo de esa ley estatal. Por su parte, la portavoz adjunta del PSPV, Patricia Puerta, lamentó la negativa del alcalde a activar ya esta asesoría.

En ese sentido, el Ministerio de Hacienda dio por la tarde, horas después del debate plenario, algunas pistas sobre esa nueva regulación al anunciar que la exención del impuesto de sociedades beneficiará a las entidades sin ánimo de lucro que tributen por menos de 50.000 euros (más información en la página 48).

Por otro lado, los populares retiraron minutos antes del pleno la moción que ellos mismos habían presentado en defensa de los bous al carrer y de la Feria Taurina de la Magdalena. El popular Juan José Pérez Macián explicó que lo hicieron para no tener que votar la enmienda a su moción que habían presentado los socialistas, que proponían celebrar también un congreso de fiestas y tradiciones. “Hemos preferido renunciar a nuestra moción para no tener que votar la enmienda de los socialistas, que solo busca expiar los pecados por la moción del laicismo del último pleno”, justificó el portavoz municipal.

La sesión sí aprobó, en este caso por unanimidad, una moción de Compromís para elaborar un plan estratégico para la renovación y la eficiencia energética de edificios. El consistorio deberá asegurar un porcentaje mínimo de rehabilitación de los edificios de más de 50 años y asignará una cuantía en los presupuestos municipales para impulsar programas de rehabilitación.

El pleno también aprobó con la abstención de toda la oposición los nuevos precios públicos por la cesión del Palau de la Festa, que serán de 721,52 euros para actos con ánimo de lucro y de 360,75 para actividades que no impliquen un beneficio económico. Quedarán exentos del pago colectivos como las gaiatas.

También vieron la luz por unanimidad dos declaraciones institucionales de EU para aumentar las plazas de hemodiálisis hospitalaria y para reclamar al Gobierno las obras pendientes desde el 2000 para evitar el desbordamiento del pantano de María Cristina. De igual modo, el pleno aprobó otra proposición del PSPV para reclamar a la Generalitat la compra del acelerador lineal del Hospital Provincial, entre otras mejoras de equipamiento.

Por último, en el turno de ruegos, la portavoz del PSPV, Amparo Marco, acusó a Bataller y a Alberto Fabra de “prevaricar” por “haber presionado a la Dirección General de Patrimonio para que autorice la iluminación del Fadrí en contra de dos informes”. Macián negó esas presiones. H