La gestión de los recursos públicos aplicada por el presidente de la Diputación, Javier Moliner, ha permitido a la institución ahorrar cerca de 35 millones de euros (34.742.000 euros) desde el 2011 para invertirlos en mejorar la prestación de servicios y calidad de vida en los municipios castellonenses, tal y como señalaron ayer desde el ente provincial.

En base a estos datos, Moliner habría cumplido el objetivo que se marcó al asumir la presidencia de la Diputación de mejorar la eficiencia y recortar gastos innecesarios para disponer de mayor capacidad de inversión en los municipios y que los ayuntamientos prestasen mejores servicios.

Asimismo, desde la institución provincial explicaron que, para lograr la reducción del gasto hasta llegar a los 35 millones de euros, se han puesto en marcha medidas como la renegociación de contratos y sacar concursos de servicios a la baja, se han suprimido los contratos superfluos o menos necesarios, se ha amortizado la deuda sin pedir nuevos créditos, se ha recortado el número de asesores y el sueldo de los diputados y, finalmente, se han amortizado las plazas de los funcionarios jubilados para adelgazar la administración.

Eficiencia y planes reglados// “Desde el primer día que llegamos a esta casa hemos revisado uno a uno los gastos para optimizar el dinero de todos los castellonenses y destinarlo a lo que realmente importa: dar mejor servicio y calidad de vida a los ciudadanos. Empezando por los políticos y el personal de confianza, porque somos los primeros que tenemos que dar ejemplo, el conjunto de actuaciones de ahorro y de eficacia en la gestión han permitido a la Diputación dirigir a los municipios inversiones que hacen más fácil y cómoda la vida en los pueblos de Castellón”, señaló ayer el presidente provincial.

A ello añadían que “parte importante de este trabajo en la eficiencia en la gestión se corresponde con el impulso a los planes reglados en las distintas áreas de la provincia, que Moliner ha triplicado en los últimos tres años”. Así, la Diputación concluirá 2015 con un total de 63 frente a los 19 con los que contaba en 2011.

Con este modelo de gestión articulado por desde la presidencia del ente se garantiza, además, la igualdad de oportunidades de todos los municipios castellonenses de cara a acceder a los recursos de la Diputación en cuestiones tan diversas, ya estén en la costa o en el interior. Algunos de los recursos a los que se referían desde la Diputación son obras de mejora, depuradoras, eventos culturales, internet y nuevas tecnologías o eventos deportivos. H