El laboratorio de Polímeros Terapéuticos de la Fundación Centro de Investigación Príncipe Felipe (CPIF), liderado por la doctora María Jesús Vicent, desarrolla sistemas que mejoran la llegada al cerebro de fármacos contra el alzhéimer. Según ha informado el centro en un comunicado, el CPIF trabaja con sustancias que, mezcladas con las medicinas, hacen que el medicamento atraviese barreras biológicas al “engañar a los sistemas naturales de filtro”.

Estas aportaciones mejoran las posibilidades terapéuticas de los fármacos. Unos avances que darán lugar a sistemas de diagnóstico y tratamientos terapéuticos más eficaces. El laboratorio ha diseñado, sintetizado y evaluado estas nanomedicinas y ha estudiado la toxicidad y la actividad efectora in vitro con el fin de obtener una familia de nanomedicinas de terapia sencilla o de combinación para el tratamiento del alzhéimer.

El grupo del CIPF trabaja también en la identificación de biomarcadores para la detección temprana de la enfermedad, por lo que investigan “la combinación de diagnóstico, más tratamiento” para obtener “información del estado de la enfermedad al mismo tiempo que se administra el tratamiento”.

El CIPF ha presentado, además, una nueva solicitud de patente europea tras un invento de los doctores Vicent, Duro y Nebot. H