La junta directiva de la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana (Cierval) se sumó ayer al comunicado de la CEOE del pasado 9 de septiembre en el que la patronal de los empresarios apoya por unanimidad la carta firmada por su presidente, Juan Rosell en el sentido de que no contempla el escenario de una Cataluña fuera de España.

En la misiva, Rosell decía que España “es uno de los países más antiguos de Europa, donde Cataluña es parte importante y necesaria”. Y que “las consecuencias de una hipotética secesión de Cataluña del resto de España, de la UE y del euro serían muy graves para la economía, para las empresas y para el bienestar de los ciudadanos, tanto de Cataluña como del conjunto de España”. Por último, los empresarios afirman que hay que hacer “un esfuerzo” por facilitar la convivencia dentro del marco jurídico y hacen un llamamiento al “diálogo”.

Esta fue uno de los temas tratados en la reunión de la dirección de Cierval en Valencia, donde se elegió al nuevo comité ejecutivo, que estará presidido de nuevo por José Vicente González y en el que estarán los castellonenses José Roca y Juan Manuel Suárez (vicepresidentes), Miguel González y Fermín Renau (vocales) y Néstor Pascual (invitados).

En otro orden cosas, Cierval mostró su apoyo a la Confederación Empresarial de Castellón (CEC) sobre las diligencias previas abiertas por los cursos de formación y confía en que “se resuelva cuanto antes de forma satisfactoria, tanto en sede judicial como ante la opinión pública”. Para ello, desde la patronal valenciana indicaron que colaborarán “activamente con la CEC y con la justicia”. A través de un comunicado, Cierval se desmarcó de los hechos denunciados y argumentó que su función ha sido puramente administrativa. “Los estatutos de Cierval le obligan a respetar la autonomía e independencia de sus organizaciones provinciales y no le autorizan a ningún tipo de revisión”, indicaron. H