La discusión política se quedó fuera de escasos puntos entre los tratados en el pleno de la Diputación ayer. Uno de ellos fue la aprobación por unanimidad de la inversión adicional de cerca de 1,4 millones de euros en cinco tramos de otras tantas carreteras de la red provincial a través de una modificación de los presupuestos actuales.

En la ampliación están contempladas cinco actuaciones cuya ejecución está prevista este año. Se trata de la mejora de la seguridad vial en la carretera CV-1840 de Almassora al mar; la ampliación y mejora de la AC-137, de Càlig a Sant Jordi; pavimentación y señalización de la carretera CV-175, de Castillo de Villamalefa a Puertomingalvo por Vilahermosa del Río; la pavimentación con doble tratamiento superficial en la CV-105 de la Sénia a Torremiró por Castell de Cabres; y la modificación de trazado en la carretera CV-166, por la Torre d´en Besora.

Por otra parte, el PP aprobó, con el apoyo solo de Ciudadanos, destinar 20.000 euros a abrir por la noche durante los tres meses más frías del año el Centro de intervención de baja exigencia (CIBE) de Castellón. En otro orden de cosas y solo con el voto en contra de Castelló en Moviment (CSeM), el pleno dio su visto bueno a dos iniciativas relacionadas con la transparencia y la innovación, la Estrategia Provincial de la Innovación y Creación de Valor Público 2016-2018; y el Plan de Transparencia a las Entidades Locales y Dinamización del Plan de Modernización Administrativa de los Ayuntamientos.

Una moción más en la que sí hubo unanimidad fue la aprobación de la iniciativa de Compromís para la creación de un consejo asesor del servicio de publicaciones de la Diputación con criterios de transparencia. H