La pugna entre el Bloc que dirige Àgueda Micó e Iniciativa, cuya lideresa es Mónica Oltra, ha llevado a que a estas alturas del calendario --faltan menos de ocho meses para las elecciones municipales y autonómicas-- Compromís aún esté puliendo el reglamento de primarias, cuando otros partidos, como el PSPV, ya tienen el calendario cerrado, si bien en este caso se hará efectivo en escasos supuestos y, probablemente, en ninguno en Castellón.

Después de casi todo el periodo de legislatura con planteamientos enfrentados, las dos principales formaciones de la coalición nacionalista --el Bloc por volumen e Iniciativa por el impacto mediático indiscutible de la vicepresidenta del Consell-- el verano ha sido el escenario escogido para anunciar que sí habrá un proceso de primarias para elegir a los candidatos electorales.

Esto es así a pesar de que Oltra siempre ha preferido evitar el proceso que el Bloc defiende sin fisuras, precisamente, porque Iniciativa tiene un peso por militantes muy reducido e ir a las urnas puede suponer una infrarrepresentación, si no se controla con mucho detalle el proceso, algo que se estaría gestando precisamente en estos momentos.

En todo caso, difícilmente se producirán las votaciones internas antes del 2019, tal y como han señalado fuentes de Compromís, ya que el proceso requiere su tiempo. No es, en todo caso, un calendario que incomode en la coalición en general, sino todo lo contrario, ya que, de este modo, se podrá minimizar el debate público sobre sus diferencias internas, ante la falta material de días para poder hacerlo.

Ahora mismo se contempla celebrar las primarias en el mes de enero, apenas a cuatro meses de la fecha prevista para las elecciones municipales, autonómicas y europeas de mayo, cuando ya todo el mundo parece haber descartado definitivamente un adelanto de los comicios.