La inestabilidad política en Cataluña de los últimos meses ha tenido infinidad de derivadas. Una de ellas es que en las inmobiliarias del norte de Castellón cada vez registran más llamadas desde la comunidad autónoma vecina de gente interesada en cambiar su lugar de vacaciones, e incluso de residencia, para huir del conflicto. Algunos hablan de un goteo constante desde el pasado 1 de octubre, otros de un fenómeno más intenso en los últimos meses, pero todos coinciden en destacar una mayor actividad en el sector, con la tercera edad como colectivo protagonista.

«Hemos recibido muchas llamadas, y no solo de gente que veranea en Cataluña y quiere venir a Castellón, sino de residentes que se quieren ir», confirma David Torres, desde la Inmobiliaria Hermanos Torres de Peñíscola, para quien el fenómeno «no ha hecho más que comenzar».

Y en este caso no cabe espacio para la interpretación, ya que los clientes, por lo general, son muy claros. «Te dicen directamente que se quieren ir por la situación de Cataluña», manifiestan a este diario en la Inmobiliaria Inora.

previsto // Ya lo advirtieron a principios de la campaña turística de este año desde el Club de Producto Introducing Castellón, al hablar de un «efecto rebote» desde esta autonomía, del que se estaba beneficiando la provincia en términos de alojamiento.

Esto no solo sucede en la localidad del Papa Luna, también ocurre en Vinaròs, que ejerce de frontera entre ambas comunidades. «Vienen sobre todo jubilados. Obviamente, cuando más sucedió fue en los meses posteriores al 1-O, aunque sigue pasando. Hay que tener en cuenta además que la provincia es más barata que, por ejemplo, Barcelona, lo que también ayuda», indican desde MPR Inmobiliaria.

Y aunque por el momento lo que se está beneficiando principalmente es el mercado del alquiler, «también se están registrando ventas de viviendas, sobre todo entre la tercera edad», confirman en Inmobiliarias Aguilella, ubicada en la localidad. En el mismo sentido se manifiestan en Fincas Beltrán, de Benicarló, donde también llega el éxodo catalán.

Este fenómeno se inscribe dentro de una dinámica muy favorable para el mercado inmobiliario de Castellón, que se sitúa como la tercera provincia que, porcentualmente, más operaciones de este tipo está registrando en España. Así lo indican los datos el Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles, que señalan a Peñíscola como una de las localidades más activas.

también en el imserso // Un proceso de incertidumbre y desafección, el de Cataluña, que también ha afectado a los desplazamientos desde Castellón hasta la comunidad autónoma vecina entre los mayores. Así, tal y como publicó Mediterráneo, el Imserso ha colgado el cartel de completo en numerosas localidades de la geografía española. Sin embargo, Calella y Lloret de Mar, ambas en Cataluña, son las que cuentan con más plazas libres.