El expresidente de la Junta de Festes de Castelló entre el 2003 y el 2015, Jesús López, estudia acciones legales contra el portavoz de Castelló en Moviment en el Ayuntamiento, Xavi del Señor; y el concejal Iñaki Vallejo, por atentar contra su honor personal y el de sus empresas al buscar "criminalizar su gestión" en la comisión de investigación de las cuentas de las fiestas entre el 2008 y el 2015.

López explicó ayer a Mediterráneo que, tras el informe de los juristas avalando que no hay indicios probados de delito para una causa judicial, que tiene «la conciencia muy tranquila, con las cuentas muy claras de su gestión que, antes y después de la creación del Patronat, siempre pasaron por el Ayuntamiento y el equipo de gobierno y sus funcionarios tuvieron conocimiento, con un control al dedillo».

«La comisión me hizo mucho daño, y contra eso no hay vuelta atrás», especificó el expresidente, apuntando a «14 años trabajando por las fiestas y Castellón que se pagan con acusaciones infundadas y no probadas». Ahora, «más de un año después de concluir esta caza casi personal, con acusaciones directas a mi persona y a mi entorno empresarial, ya estoy preparando mi respuesta para recurrir con mi abogado».

Sobre las presuntas irregularidades que el catedrático en Derecho Penal de la Universitat de València, José Luis González Cussac, advierte en su informe externo, López es claro: «Ya lo dije en mi declaración ante la comisión politizada. Puede que se refieran a la contratación administrativa, o al IVA, porque de eso tenían pleno conocimiento y daban el visto bueno políticos y funcionarios, no los miembros de la Junta». «En aquel entonces, solo contábamos con una funcionaria y media, y después, todo pasaba por el Patronat», se defendió. «No me preocupan las acusaciones, pero me han señalado como si fuera un delincuente», señaló Jesús López.

A LA ESPERA //

El informe jurídico coordinado por González Cussac, uno de los mayores expertos penales de España, que no es vinculante, concluye que «la generalidad, insuficiencia e imprecisión de los datos ofrecidos por la comisión no permiten una estimación fiable de hipotéticas responsabilidades penales» ni de López ni de los responsables de Fiestas en el PP, que gobernó en la capital en los años investigados. «Todo está en las cuentas, que están claras, y en manos del Ayuntamiento», explicó, avanzando que está «a la espera» de ver cómo se articula la querella, para la que no se pone un plazo. «Pueden ser dos semanas o un mes, pero ahora con el informe jurídico a nuestro favor, todavía mejor».

CSeM pide a Marco que solicite una auditoría al Síndic mientras PP y Cs elevan un ‘basta ya’

  • De nuevo, posiciones enfrentadas en la comisión de investigación. El portavoz de CSeM, Xavi del Señor, reclamó ayer a la alcaldesa, Amparo Marco, «que solicite el Síndic de Comptes que audite la Junta, como recomienda el informe jurídico de González Cussac para poder concluir con garantías si hay o no delitos penales». «Que pida los datos contables, que a la comisión y a CSeM aún no se le han dado, porque quedan muchas dudas». Del Señor, que señaló que se analizará el documento con PSPV y Compromís, explicó que trabajan «en un asesoramiento propio por si hace falta que lo presentemos nosotros a la Fiscalía, pero nos hemos topado con ese evidente déficit de información».
  • El PP, según su portavoz adjunto, Juan José Pérez Macián, considera, en la línea de ayer, que «el fallo es rotundo», y «no hay responsabilidad penal en la gestión de las fiestas; no puede entenderse que se pretenda iniciar una segunda investigación solo porque las conclusiones coincidentes de los expertos no satisfacen los deseos del tripartito tras dos años de comisión y miles de euros gastados, poniendo siempre al ‘món de la festa’ en el punto de mira».
  • Ciudadanos (Cs) respeta las conclusiones de los juristas pero pide «despolitizar las fiestas» y «mirar hacia adelante», sin «intervencionismos», en palabras de el edil Manuel Paduraru.