La madre de las dos pequeñas asesinadas en Castellón a manos de su padre denunció también un episodio de ira en el que Ricardo Carrascosa rompió a puñetazos y golpes mobiliario de la vivienda en presencia de las dos niñas. Así consta en la denuncia interpuesta por la mujer en la comisaría de la Policía Nacional el pasado 24 de febrero.

La denunciante relata, además de las amenazas de muerte hacia ella y las menores ya publicadas por este periódico, una situación violenta de junio del 2017. Informa de que su hija mayor, de entonces cinco años, le confiesa el episodio en el que Carrascosa, supuestamente, se alteró y comenzó a romper cosas, estando al cuidado de las niñas.

«Mi hija mayor coge a su hermana, de un año y medio, llevándosela al pasillo con el fin de protegerla, mientras su padre se queda en el comedor golpeando cosas», explica la mujer a los agentes.

En esa ocasión denunciada, la madre afirma que el progenitor rompió una silla, un ventilador y el carrito del bebé.

La denunciante comenta a los policías nacionales que el agresor «necesita asistencia sanitaria debido a la inflamación de una mano» a causa de los puñetazos y que acude al centro de salud para ser atendido, donde alega que «se ha pillado la mano con una mesa plegable». La madre dice a los efectivos que le toman manifestación en la comisaría que el acoso de su exmarido es «constante» y que ella se encuentra «en tratamiento con ansiolíticos».

Precisamente, al tratarla por esa ansiedad fue cuando su médico de cabecera se pone en contacto con el juzgado al sospechar de posibles malos tratos. En su denuncia de febrero la madre reconoce que cuando el facultativo dio la voz de alarma, ella no quiso declarar «por miedo a empeorar la situación», tal y como consta en la denuncia interpuesta.

Como ya avanzara este diario, la exmujer de Carrascosa expresó su temor a que el hombre pudiera hacer daño a las menores. Dijo estar «muy preocupada» por las «represalias» que pudiera tomar el padre. La víctima reconoce en esa comparecencia ante la Policía Nacional que su expareja suele maltratarla psicológicamente, diciéndole que ella «no merece la pena ni para tocarla» y que la llama «tonta, continuamente».

La mujer revela, asimismo, que en una ocasión --en octubre del 2017-- Carrascosa abofeteó a su hija mayor, tras cogerla por la pechera y levantarla al aire durante una rabieta de la niña.

FORO de DONES CASTELLÓ / Desde el Foro de Dones Castelló también han mostrado su «repulsa» y «condena» tras el doble crimen. La plataforma solicita «mayor protección» para las víctimas para evitar «tragedias» como la de Martina y Nerea o como el asesinato machista de Eva Bou, acaecido este mismo mes en Borriol.