La Universitat Jaume I inició ayer el periodo oficial de evaluación del primer semestre del curso. Pese a los reparos iniciales, debido a la alta incidencia del coronavirus, los propios asistentes a los exámenes presenciales coincidieron en que el protocolo había funcionado bien y se habían sentido seguros.

El Pavelló Poliesportiu acogió ayer tres pruebas, una a las 9.00 y otros dos a las 12.00 horas con unos 200 convocados en total, según fuentes de la UJI. Fueron citados con mucha antelación y entraron escalonadamente conforme fueron llamados. El personal de seguridad controló los accesos para evitar que se produjeran aglomeraciones a la entrada y la salida.

«Estaba preocupada porque hay mucha gente ahora con el covid, pero todo estaba a punto y he hecho el examen bastante tranquila», explicaba una estudiante.

«Me lo esperaba peor; me preguntaba por qué no hacían el examen on line pero ha estado bastante bien, había distancia se seguridad; cada uno estaba en una mesa muy grande», señalaba una alumna de Magisterio, tras su prueba de catalán. «Había distancia y hemos limpiado nosotros las mesas. Nos han citado y hemos ido entrando por orden», explicaba uno de los alumnos que asistía a la evaluación de inglés que hicieron alumnos de Economía, Finanzas y Contabilidad y del doble grado en Administración y dirección de Empresas y Derecho. Otra estudiante, sin embargo, lamentaba que había pasado «frío».

La rectora, Eva Alcón, quiso hacer un agradecimiento a la comunidad universitaria para que todo funcione como se espera. «Se ha decidido seguir con la planificación que teníamos y con los planes de contingencia los hay que se han hecho en evaluación continua a lo largo del trimestre y por tanto no han sido presenciales; ha habido otros on line y otros presenciales, para los que se han adoptado todas las medidas de seguridad para que se realicen de la mejor forma posible», manifestó Alcón.

EL CONSELL D'ESTUDIANTS PIDE NO HACER EXÁMENES PRESENCIALES

La presidenta del Consell de l’Estudiantat, Laura Alcaide, insistió en que ante la situación sanitaria que estamos viviendo los controles deberían trasladarse lo máximo posible a telemático. «No concebimos que algunos se sigan manteniendo presenciales siendo que están diseñados para realizarse de forma on line y no están queriendo trasladarlos a este formato. Sabemos que las aulas son sitios seguros, pero el problema es el entorno que tiene la universidad, como el transporte, pisos de estudiantes... se genera una movilidad añadida que se está recomendando reducir al máximo y se nos obliga a asistir físicamente, porque algunos docentes han decidido que no quieren trasladar sus propuestas a formato telemático.

Según la UJI del 28 de diciembre al 10 de enero se notificaron 72 positivos y 224 incidencias entre el estudiantado, cuando del 14 al 27, fueron 44 positivos y 122 incidencias.