Silvia regenta un comercio de comida para llevar frente al centro de salud de Huertos Sogueros en Castelló desde hace cinco años, aunque ya son 15 los que se dedica a este negocio. Su establecimiento ha sobrellevado la crisis motivada por la pandemia como ha podido y actualmente son unos 150 los clientes que acuden diariamente a recoger su comida en un comercio que cuenta con seis empleados. Sin embargo, más que el coronavirus, lo que quita el sueño de Silvia son seis contenedores que llevan instalados desde hace más de una semana frente a ‘Hora de comer’.

Desde que los pusieron no duermo y no paro de llorar”, lamenta la protagonista, que ha presentado queja en dos ocasiones al Ayuntamiento de la capital de la Plana para que los contenedores vuelvan a la ubicación en la que estaban anteriormente: “Es que me los han puesto todos, y no me han puesto más porque no existen. Está el de plásticos, el de cartón, el normal, el orgánico… y como la acera es muy estrecha los tengo a metro y medio de mi cocina. Es de todo menos higiénico”. Silvia se dirigió al consistorio el mismo día en el que los instalaron, el jueves 18 de febrero, y posteriormente volvió a llamar el lunes 22, pero en ambos casos la respuesta fue que estudiarían el caso, sin entrar en más detalles.

Antes de ponérmelos aquí estaban enfrente, donde está la fachada del Círculo Mercantil, pero ahí no hay ni ventanas, ni puertas, ni nada, por lo que no molestaba a nadie. No sé por qué lo han cambiado, pero creo que tendrían que estudiar mejor estas cosas porque en esta calle hay muchos sitios en los que la hilera esta de contenedores no molestaría y que lo instalen justo frente a un comercio de comida no sé ni si será legal. Si no lo cambian tendré que mirar para denunciarlo”, afirma Silvia, que no pierde el sentido del humor pese a la situación: “Como pago 600 euros de basuras igual les parece mucho y a cambio me quieren poner algún residuo a cambio en la cocina”.

La propietaria de ‘Hora de comer’ afirma que en ocasiones ha tenido “que discutir con la gente que viene a tirar cartones y plásticos porque si están llenos los contenedores cae la basura en la acera y si los clientes están esperando para entrar lo hacen rodeados. No me quiero imaginar cómo estaremos en verano con el calor, el olor y los bichos que pueden salir. Es para hundir el negocio. Me ha costado mucho levantarlo y no pienso permitir que me lo hundan”, añade la desesperada gerente.

Recuerda que si quieres ponerte en contacto con ‘Mediterráneo’ para presentar una queja o enviar información puedes hacerlo enviando un mensaje privado al perfil oficial del periódico en Facebook, Instagram y Twitter. Pudiendo escribir también al correo electrónico rfabian@epmediterraneo, o si os es más cómodo vía whatsapp, en el número de teléfono 680558577.