El posible apagado temporal de las cámaras de videovigilancia de acceso de vehículos al centro de Castelló que dejó sobre la mesa el portavoz del equipo de gobierno local, José Luis López, está pendiente de dos informes municipales que en estos momentos están realizando tanto la asesoría jurídica como la secretaría municipal, según ha podido saber el periódico Mediterráneo.

El motivo del apagón durante unos días podría radicar, además del caos en el sistema informático que ha ocasionado el ciberataque al Ayuntamiento de la capital y que también afectaría a este sistema, en las numerosas quejas de vecinos, autónomos, colectivos como el de las personas con diversidad funcional y comerciantes sobre el funcionamiento y puesta en marcha de este sistema que el consistorio activó el pasado 16 de febrero tras dos meses en los que, a modo de prueba, no multó a los vehículos que pasaban por estos viales sin estar autorizados. 

Sin embargo, a partir de esta fecha, la sanción para los conductores que circulen por los mismos sin tener permiso es de 200 euros.

Desde el área de Movilidad trabajan en la actualidad en dar respuesta a las quejas que los vecinos han formulado al respecto desde el pasado mes de febrero. Y lo hacen con la mayor celeridad posible para tratar de ofrecer la mejor respuesta a la ciudadanía.

Por su parte, el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Castelló preguntó ayer lunes en la comisión informativa sobre la fecha en la que tendrá lugar el off de la vigilancia, sin obtener ninguna respuesta al respecto.

Hay que recordar que por las calles que se encuentran en el casco histórico solamente pueden circular los vehículos autorizados por el consistorio y que este ha ubicado señales informativas en varias zonas de acceso para el conocimiento de los conductores.