El Ayuntamiento de Castelló avanza en el proyecto de implantación del transporte en autobús a la carta para dar servicio a los vecinos de los barrios periféricos con la adquisición de cuatro minibuses y la aplicación con la que funcionará la prestación.

La mesa de contratación, a falta de la adjudicación definitiva, ha propuesto ya a la mercantil Iveco S.L. como vencedora del concurso público, al ser la única que presentó una oferta para hacerse cargo de la ejecución del contrato, cofinanciado con los fondos Feder de la Unión Europea y que partía de 602.000 euros más IVA, pero finaliza con una rebaja de alrededor de 2.700 euros, un 0,45%. 

La propuesta de la compañía incorpora además diferentes mejoras técnicas como mamparas contra el covid en el habitáculo de conducción del autocar, sistema de climatización o varios mecanismos de seguridad en carretera. Todo ello va acompañado del desarrollo de una aplicación móvil que permitirá a los usuarios realizar la petición del servicio y reserva de los trayectos. Y es que, el objetivo principal de la iniciativa consiste en reducir las dificultades para desplazarse en transporte público de los vecinos de los núcleos más alejados del centro de la capital de la Plana y potenciar el uso del servicio al adaptarlo a las necesidades de los residentes.

Visto bueno

Pese a existir ya el informe técnico que falla el concurso, el consistorio todavía debe oficializar la adjudicación con el visto bueno y la publicación de la resolución en la plataforma de contratación del sector público, así como la posterior formalización con la compañía, aunque al igual que ha ocurrido con otros procedimientos los plazos para que esto se produzca podrían dilatarse a causa del ciberataque que sufrió el ayuntamiento castellonense y en el que todavía trabajan los técnicos para restablecer las aplicaciones internas afectadas.

Funcionamiento

Te puede interesar:

El sistema de transporte bajo demanda, que resulta novedoso para la provincia, estará basado en un programa informático y una aplicación móvil que coordinarán la operativa de los autobuses y establecerán los trayectos. Cada usuario podrá demandar el desplazamiento que desee, con una cierta antelación, siendo el conjunto de solicitudes registradas las que determinen el recorrido y el número de paradas que deberá realizar el autocar.

Otras localidades españolas, como Vitoria, ya cuentan desde hace años con esta opción de transporte implantada para conectar las pedanías y facilitar la movilidad urbana.