Los conductores castellonenses tendrán que ser, a partir de hoy, especialmente prudentes a la hora de circular por el entorno urbano, así como por las rondas. La Dirección General de Tráfico (DGT) activa el cambio normativo que afecta a ocho de cada diez calles de la provincia y que el Ayuntamiento de Castelló ha endurecido aún más en ciertas calles como son los viales de dos o más carriles por sentido que se mantiene en 40 km/h (como por ejemplo la ronda Mijares) en lugar de los 50 del resto a nivel nacional y en la circunvalación, que pasa de poder circular a 80 km/h a los 60. Una decisión que se ha tomado con el objetivo de mejorar la seguridad vial al restringir aún más el límite de circulación por estas calles.

Gráfico con la reducción a 40 y 60 km/h.

Gráfico con la reducción a 40 y 60 km/h. MEDITERRÁNEO

Ejemplos

De esta forma, las calles de un solo carril por sentido (como, por ejemplo, la avenida Capuchinos o la calle Oviedo) pasan a ser de 30 km/h (hasta ahora se podía circular a 40), lo que significa que por la mayor parte del caso urbano de la capital no se podrán superar los 30 km/h. Además, en los viales con plataforma única, es decir, en las que está unificada la calzada con la acera, así como en los entornos escolares, se mantiene la limitación de la circulación a 20 km/h (un ejemplo sería la manzana de calles ubicada entre la calle República Argentina y el parque del Oeste --Figueroles, Barrachina, Jorge Juan, Lepanto, Vázquez Mella o Félix Breva--) y, en zonas peatonales, a 10 km/h.

Hay que recordar que la concejalía de Movilidad del Ayuntamiento de la Plana trabaja desde hace tiempo con la idea de que Castelló sea ciudad 30 con el fin de mejorar la seguridad vial y evitar accidentes, informaron fuentes municipales. 

Señalítica progresiva

Pese a que hoy entran en vigor las nuevas restricciones a la hora de circular por la ciudad de Castelló, el Ayuntamiento todavía no ha señalizado los viales afectados con el cambio de velocidad. Desde el consistorio confirmaron ayer al periódico Mediterráneo que el área de Movilidad señalizará «progresivamente» los accesos al casco urbano con señales de 30 km/h que indica el máximo de velocidad a la que se puede circular desde hoy. De hecho, ayer mismo ya comenzaron a cambiar algunas señales como en el caso de la que se encuentra en la avenida de Almassora esquina con la plaza Vilanova d’Alcolea.

La concejalía que dirige el edil Jorge Ribes también se encargará de colocar las indicaciones pertinentes en las vías específicas donde se podrá circular a 40 km/h, 60 km/h (en el caso de la ronda de circunvalación), 20 km/h y 10 km/h respectivamente. El objetivo es que los conductores estén debidamente informados de los nuevos límites de velocidad pese a que los primeros días algunas de estas calles no contarán con la señalítica pertinente. Una situación que durará unos días antes de que toda la ciudad pueda contar con la información necesaria sobre los cambios de la Dirección General de Tráfico (DGT).