El Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Castellón ha rechazado este viernes adoptar medidas cautelarísimas contra la retirada de la cruz del Ribalta de Castelló al no apreciar la urgencia necesaria para adoptar este tipo de acciones solicitadas por parte de la Asociación Española de Abogados Cristianos.

La administración de justicia ha optado por reconducir la petición a medidas cautelares, según ha podido saber Mediterráneo, y abordará ahora la cuestión en el plazo de diez días citando a ambas partes implicadas, tanto al Ayuntamiento de la capital de la Plana como a Abogados Cristianos. La Justicia desestima así tomar ninguna decisión sin atender antes a los dos agentes personados en la causa.

La organización recurrió a los tribunales, tal y como había anunciado previamente, en la jornada de este jueves, cuando el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publicó el decreto suscrito por la concejala de Memoria Democrática, Verònica Ruiz, por el que se ordena la supresión del monumento y se traslada al área de Obras y Proyectos Urbanos para que proceda a su ejecución y a la de Patrimonio para ceder la cruz latina a la Diócesis de Segorbe-Castelló.

Proceso de retirada

Mientras, el proceso de retirada sigue activo y el concejal de Urbanismo, José Luis López, ha confirmado este viernes en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local que ya se está trabajando desde este área para dar cumplimiento al decreto. Para ello preparan los pliegos que servirán para licitar los trabajos con los que se quitará el monumento y se remodelará la zona afectada del parque Ribalta.