Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

problemas en atención primaria

La polémica por la marcha del coordinador de un centro de salud de Castelló

Los sanitarios llevan meses exigiendo una resolución a la grave saturación existente

Imagen de la larga cola de pacientes que había ayer para poder acceder al centro de salud Palleter de Castelló.

La saturación que vive el centro de salud Palleter de Castelló desde que estalló la pandemia y tuvo que asumir a todos los pacientes del consultorio Constitución, que fue cerrado por no cumplir la normativa anticovid, se ha saldado con una dimisión justo ahora que la presencialidad ha vuelto a Atención Primaria. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lamentó ayer que la situación de «colapso» y «la falta de soluciones» por parte de la Conselleria de Sanitat hayan motivado la dimisión del coordinador médico de este centro, Juan Traver. La dirección pasará a manos de una gestora o recaerá en otro facultativo.

«Esta instalación, que fue concebida inicialmente para atender a 17.000 SIP, lleva desde marzo del 2020 dando servicio a cerca de 30.000 personas y sin espacio suficiente ni consultas para reubicar ni a todo el personal ni a los usuarios, lo que han hecho insostenible la situación del centro», señalaron desde CSIF.

"Barracones"

La dimisión del responsable ha trascendido justo un día después de que la consellera de Sanitat, Ana Barceló, anunciara en su visita al nuevo centro de salud Raval Universitari los planes de su departamento para mitigar «la sobrecarga» existente. Así, informó de que se colocarán módulos adicionales para ganar más espacio y se licitarán de inmediato las obras del nuevo consultorio Constitución, en un solar adquirido en la calle Herrero, para que los trabajos puedan empezar a principios del próximo año.

De todos modos, esta solución provisional llega después de meses de continuas reclamaciones por parte de los sanitarios del centro, que remitieron un escrito a la gerencia del departamento de salud de Castellón el pasado mes de mayo, alertando de la «saturación» existente. Desde el área de salud insistieron ayer en que se ha dado voz a toda la plantilla a través de diferentes reuniones con la junta de personal.

Desde CSIF remarcaron que los planes de Sanitat de colocar «barracones», más allá de ser algo transitorio, «puede cronificarse». «Queremos que la Conselleria explique por qué si en Madrid fueron capaces de construir en tres meses un hospital para la pandemia equipado con 1.000 camas aquí en más de año y medio somos incapaces de adquirir y equipar un nuevo local», afirmaron.

Compartir el artículo

stats