El juzgado de lo Contencioso nº1 de Castellón admitió en la mañana del viernes las medidas cautelarísimas solicitadas por la Fundación de Abogados Cristianos sobre el reparto de libros con perspectiva y temática LGTBI que ha distribuido el Ayuntamiento de Castelló en en once institutos de la ciudad y en el centro de Pi Gros.

Las reacciones ante esta decisión no han tardado en sucederse. En primer lugar, la presidenta de esta fundación, Apolonia Castellanos, ha celebrado la decisión. “El Ayuntamiento de Castellón muestran reiteradamente su radicalismo contra la religión. Ya lo vimos cuando pusieron a Jesús crucificado en un juego de Tetris en Semana Santa o con su ofensiva constante contra la Cruz del Ribalta", recalcaba.

La decisión ha llegado hasta las máximas esferas del tablero político nacional ya que la Ministra de Igualdad, Irene Montero, ha mostrado su malestar por la decisión de los tribunales a través de su perfil de Twitter. “Leer nos hace libres y leer es también parte de una necesaria educación sexual como base para un país sin machismo ni Lgtbifobia. Retirar estos libros de los institutos es cerrar el paso a los derechos humanos.”, expresaba en sus redes sociales.

Este ha sido el tweet de la Ministra de Igualdad, Irene Montero.

Este ha sido el tweet de la Ministra de Igualdad, Irene Montero.

Desde el Ayuntamiento de Castelló ya han comunicado que recurrirán el auto notificado por el Juzgado Contencioso administrativo N.º 1 de Castelló de la Plana.

"Nos reafirmamos con la adquisición y distribución en los centros de estos lotes de libros, comprados bajo criterio técnico, porque estamos en una sociedad democrática y libre, donde tiene que prevalecer la tolerancia y los derechos fundamentales, porque los jóvenes de hoy serán los adultos de mañana. No entendemos ninguna vulneración a la libertad religiosa ni ideológica a la que Abogados Cristianos apela en el auto", han confirmado las mismas fuentes municipales en un comunicado.