Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad

Castelló prepara una Zona de Bajas Emisiones de 745.000 m2 en el centro

El consistorio opta a fondos europeos para un proyecto total de 18 millones de euros

Dos personas con patinete en el centro de Castelló.

Dos personas con patinete en el centro de Castelló. Gabriel Utiel

Castelló, como ciudad de más de 50.000 habitantes y tal y como marca la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, debe cumplir la obligación de implementar una Zona de Bajas Emisiones (ZBE) antes del 2023. Para ello, ha solicitado fondos europeos para un proyecto total de 18 millones de euros. Según la primera memoria con la que trabaja el consistorio, y a la que ha tenido acceso Mediterráneo, la ZBE de Castelló cubrirá una superficie de 745.000 metros cuadrados en el centro de la capital de la Plana.

En concreto, el espacio delimitado como Ronda Centro Zona de Bajas Emisiones, está comprendido en la intersección de las calles calle Cerdán de Tallada (al norte), calles San Roque, Sanahuja, Gobernador Bermúdez de Castro, Guitarrista Tárrega y avenida Casalduch (al este), calle Orfebres Santa Línea y Lepanto (al sur) y Rondas Mijares y Magdalena (al oeste). 

Diferentes niveles

Las reformas se producirán a diferentes niveles, aún por determinar. En unas calles, la ZBE supondrá la peatonalización absoluta, en otras la semipeatonalización y en otras se limitará el acceso a través de cámaras u otros mecanismos de control que no afectarán ni a vecinos ni a usuarios de parkings. El objetivo es reducir las emisiones y la contaminación, tanto atmosférica como sonora, eliminando «el tráfico de paso» en esta zona de la ciudad que, actualmente, tiene un 34,6% de los viales existentes configurados como peatonales, pero mantiene el resto con tráfico de vehículos convencionales.

La memoria señala que, además del tráfico rodado de residentes, comercio, servicios y oficinas, la zona soporta el «intenso de tráfico cruce o paso en sus ejes norte-sur y este-oeste, debido a un mal uso de las rondas». La consecuencia es la emisión de contaminantes, un reducido espacio para el peatón, la insuficiencia de lugares accesibles, seguros y/o verdes, la carencia de espacios de relación en el casco urbano y la saturación acústica.

Propuestas

Frente a ello, esta actuación tiene como objetivo reducir más del 40% de las emisiones contaminantes y ruido, mediante la disminución del tráfico, la organización de aparcamientos residentes y disuasorios y la mejora de la carga y descarga en la zona. También se propone favorecer la circulación de bicicletas y vehículos de movilidad personal, además de mejorar el espacio verde, la permeabilidad del suelo y la accesiblidad.

La Zona.

La Zona. Mediterráneo

El proyecto total roza los 18 millones de euros. Este primero, para implantar la ZBE, asciende a 10.542.972 euros, con 7,8 de fondos europeos y el resto del Ayuntamiento; y el segundo, para adecuar aparcamientos disuasorios y realizar un camino peatonal y carril bici en la ribera del Riu Sec en la zona de Crémor, suma otros 7.028.648 euros, también cofinanciados con Europa

Compartir el artículo

stats