Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proceso de regularización

Castelló cambiará las bases de adjudicación de las viviendas municipales para ayudar a las familias

El Ayuntamiento ultima una nueva normativa que aprobará de cara al 2022

Foto de archivo de un bloque de viviendas sociales en los aledaños del estadio Castalia, en la calle Huesca. Gabriel Utiel

En el marco del proceso de regularización de las viviendas municipales que está llevando a cabo, la Concejalía de Vivienda del Ayuntamiento de Castelló trabaja en un borrador para aprobar, de cara al próximo año 2022, unas nuevas bases de adjudicación de las viviendas municipales, con un doble objetivo principal: fomentar alquileres asequibles en la capital de la Plana y atender a un mayor número de familias

Entre las medidas que se ultiman, además de la cesión gratuita temporal para casos de emergencia habitacional --que sería provisional hasta mejorar la situación financiera del inquilino-, se introduciría el alquiler asequible, que destinaría una parte proporcional de la renta con un máximo de un 30% de los ingresos del núcleo familiar. Estos serían contratos de arrendamiento de vivienda pública equiparable a vivienda de promoción pública.

«Desde la Concejalía de Vivienda queremos cambiar las bases de adjudicación para fomentar los contratos de alquiler a precios razonables y ampliar la cobertura de atención a las familias de Castelló», explica María Jesús Garrido, la concejala de Vivienda. «El objetivo es que los inquilinos paguen según sus ingresos sin que el alquiler supere el 30%», añade.

Varias cuotas

Asimismo, para las nuevas viviendas que se adquieran se establecerían cuotas para menores de 35 años, mayores de 65 años, personas con diversidad funcional y mujeres víctimas de malos tratos. Mientras, en aquellas que actualmente están en cesión gratuita y que así se concedieron años atrás, se establecerá un criterio justo vinculado a la evolución de las condiciones económicas del inquilino. Por ejemplo, una medida pasaría por un contrato de alquiler asequible para que pague de manera proporcional a sus ingresos.

Cabe recordar que las bases de las viviendas municipales que rigen en la actualidad se aprobaron en 2012, antes de los efectos de la crisis del covid. Si antes se atendía a un colectivo menos numeroso, ahora la demanda de familias ha aumentado y por ello se incluirán las nuevas necesidades. 

«Uno de los objetivos es que los inquilinos paguen según sus ingresos sin que el alquiler supere el 30%»

María Jesús Garrido - Concejala de Vivienda

decoration

Asimismo, este trabajo se realiza en el marco de un proceso para homogeneizar criterios con las viviendas públicas de la mano de la Conselleria de Vivienda, que ya promueve los alquileres asequibles y tiene tipificadas algunas viviendas para gente joven o mayor. También para confluir con el registro autonómico de vivienda, que contemplará a todos los demandantes posibles. 

Según el Plan Estratégico de Vivienda del Ayuntamiento de Castelló, en la actualidad hay 696 viviendas públicas sumando todas las administraciones, y una necesidad de 4.260 viviendas asequibles.

Compartir el artículo

stats