Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Municipal

Menos ruido en las tascas de Castelló, pero aún demasiado

El Ayuntamiento traslada a los tasqueros los resultados del informe de mediciones

Los ediles Navarro y Ribes junto a los representantes del sector. Mediterráneo

Desciende la contaminación acústica en las tascas de Castelló, pero no lo suficiente. Esa es la principal conclusión de los primeros resultados del informe de mediciones que el Ayuntamiento presentó ayer a los representantes de las tascas en una reunión. 

Por parte consistorial, participaron en la cita los concejales Jorge Ribes (Actividades) y Fernando Navarro (Transición Ecológica). Este avance de resultados, según explicaron, ponen de manifiesto un descenso de la contaminación acústica en la actual Zona Acústicamente Saturada (ZAS), pero los valores siguen incumpliendo los límites que marca la legislación actual de contaminación acústica en horario nocturno. Los concejales añadieron que el informe definitivo de mediciones estará resuelto a final de año.

«Nos hemos reunido con los representantes de las tascas para abordar las últimas mediciones acústicas, que apuntan a una disminución de la contaminación, aunque no tenemos todavía los resultados definitivos», apuntó el concejal de Actividades, Jorge Ribes. «Estamos trabajando para encontrar fórmulas que nos permitan llegar a ese punto de equilibrio entre mantener la actividad de una zona histórica como las tascas y respetar los derechos de los vecinos», añadió Ribes.

«Nuestro objetivo es impulsar una gestión política en las tascas para evitar la judicialización ocurrida en las últimas décadas y garantizar la convivencia entre los vecinos y los usuarios de las tascas», explicó el edil de Transición Ecológica, Fernando Navarro

Última fase

La evaluación del ruido en las tascas de Castelló encara ahora su última fase. Cabe recordar que las mediciones registraron un parón durante el estado de alarma; y que, como avanzó este medio, el Ayuntamiento está buscando un cambio en la normativa para facilitar la salida de la ZAS, y declarar entonces en esas calles adyacentes a la plaza Santa Clara una zona gastronómica tradicional, que permitiría consumir alcohol en la calle sin necesidad de las restricciones actuales, que solo permiten hacerlo en mesas y veladores. 

Compartir el artículo

stats