Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con la colaboración de la Policía Local

Un perro permite recuperar seis de las ocho viviendas okupadas en la calle Dean Martí

La Sareb, propietaria del inmueble en Castelló, negocia la salida con los últimos moradores

El barrio está más cerca de recobrar la normalidad. Andreu Esteban

La presencia de un perro en una de las viviendas del bloque ha resultado clave para que la Sareb pudiera recuperar la mayoría de las viviendas okupadas en el edificio de la calle Dean Martí de Castelló. El aviso de que había un animal desatendido en uno de los pisos permitió este martes la intervención de la Policía Local, facilitando así el acceso a los responsables de la Sareb que tapiaron las seis viviendas que habían sido abandonadas durante el fin de semana. Además, con los moradores de los otros dos pisos ya se está negociando una salida. El objetivo del llamado 'banco malo' es desalojar el edificio al completo y blindarlo, después de las quejas de los vecinos por los problemas de convivencia causado por algunos de los okupas. Los conflictivos, según ha podido saber este diario, ya se han marchado.

Las protestas vecinales han acelerado el proceso. La semana pasada, las áreas de Vivienda y de Seguridad del ayuntamiento estuvieron en contacto permanente con la Sareb, propietaria del edificio, para realizar un seguimiento exhaustivo de la recuperación de las viviendas. El bloque, que se encontraba abandonado, empezó a okuparse en mayo del 2020, un hecho que denunció la propia Sareb en junio de ese mismo año. Las agresiones vinculadas con los moradores conflictivos tuvieron como consecuencia que el asunto se convirtiera prioritario desde el punto de vista de la seguridad ciudadana.

Cambio de paisaje

Durante el fin de semana, los okupas de seis de las ocho viviendas se marcharon, un cambio de paisaje que la Sareb comunicó a principios de esta semana al consistorio. Este mismo martes, al constatar un indicio de la presencia de un perro abandonado en una de las viviendas, se pudo poner en marcha un operativo policial que garantizara la seguridad no solo del animal, sino de los trabajadores que debían de intervenir para recuperar las viviendas. Así se hizo. Sin incidentes.

Al final, de hecho, la Unidad de Protección Medioambiental y Bienestar Animal (Uproma) de la Policía Local de Castelló descartó que el perro estuviera abandonado, al cerciorarse de que estaba en una de las viviendas aún habitadas.

Con los moradores de los dos pisos restantes la Sareb ya está avanzando negociaciones y en los próximos días se esperan nuevas salidas de un edificio que, al parecer, ya no dispone ni de luz ni de agua. Fuentes del ayuntamiento descartan casos fiables de vulnerabilidad social en los okupas que ya se han marchado. Sí existe esa situación de vulnerabilidad en una de las viviendas aún okupadas, algo que también están gestionando las partes.

Doble denuncia

El inmueble pertenece a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Restructuración Bancaria (Sareb), más conocida como 'banco malo', con la excepción del entresuelo, que en su día adquirió una familia de Castelló con la intención de convertirlo en un local comercial y que también había denunciado.

En el bloque, según las investigaciones, residieron en su momento los agresores de una joven pianista, alumna del Conservatorio de Música, que fue atacada cuando regresaba a su casa para robarle el bolso. La joven resultó herida en una mano y en el muslo y pidió ayuda a gritos. Los atacantes, menores de edad, fueron detenidos hace un par de semanas. Además de diversas amenazas y sustracciones, en la calle Dean Martí habían aparecido también alrededor de una docena de coches con las ruedas pinchadas. Todo ello había propiciado un aumento de la vigilancia policial en la zona.

Compartir el artículo

stats