Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LOS PROPIETARIOS EXIGEN UNA SOLUCIÓN

Tres pisos okupados en otra finca de Castelló provocan inseguridad vecinal

Los residentes denuncian enganches «ilegales» a la luz y el agua y «algún robo»

Imagen de la finca donde hay tres pisos okupados, en la calle Borriol, junto a El Corte Inglés.

La historia se repite. Si los vecinos de la calle Deán Martí de Castelló sufrieron la presencia de okupas en un edificio de este vial hace tan solo unas semanas, ahora son los residentes de una finca de la calle Borriol los que han dicho basta ya.

Desde el pasado mes de octubre, hay okupados tres pisos de este edificio y esta situación ha provocado «inseguridad vecinal» entre los residentes, quienes se sienten «intranquilos por la presencia de estas personas que han entrado a vivir ilegalmente en estas viviendas desocupadas y ante la falta de solución por parte de Solvia, propietaria de los pisos», tal y como denuncia uno de los vecinos afectados al periódico Mediterráneo.

Imagen de una de las terrazas de un piso okupado con perros y excrementos, ayer. DAVID GARCIA

«Han enganchado su luz y agua a los contadores de los otros vecinos, se ha producido un robo de una bicicleta que había en un trastero, hemos tenido que arreglar dos veces la cerradura del zaguán, hay perros en una terraza que no cumple con las medidas sanitarias y hay mucho trasiego de gente por la finca sin que, supuestamente, tengan llave, al entrar por el garaje», afirma.

Imagen del contador del agua enganchado al de otro vecino. DAVID GARCIA

Además, la situación de tensión que viven los vecinos ante la presencia de estos nuevos inquilinos ha provocado ya algún enfrentamiento verbal entre estos y los okupas. Por lo que respecta a las actuaciones policiales motivadas por esta situación que se han llevado a cabo en la finca, «los agentes han venido varias veces pero nos dicen que no pueden hacer nada», destaca el residente afectado por esta presencia de la que también se resiente el resto de castellonenses (alrededor de una veintena) que viven en esta construcción. «En una de estas ocasiones, los agentes llegaron a la finca porque había un grupo de gente preparada para entrar en uno de los pisos okupados», prosigue. «Exigimos una solución inmediata porque esta situación se ha hecho insostenible», denuncia. «Los vecinos estamos atados de pies y manos y no podemos hacer nada frente a la pasividad de la propiedad, que no arregla este problema de forma definitiva pese a que le enviamos un burofax para que tomara medidas», recuerda.

Por el momento, los vecinos de esta finca de la calle Borriol tienen que seguir soportando la presencia de estos okupas y las molestias que esta situación les genera y confían en una solución.

Compartir el artículo

stats