Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CONSTRUCCIONES EN SUELO NO URBANIZABLE

Los vecinos ya pueden empezar a regular las viviendas de la Marjaleria de Castelló

El proceso afecta a todas las edificaciones de la ciudad anteriores a agosto del 2014

Imagen de la Marjaleria de Castelló.

Los propietarios de las viviendas construidas en la Marjaleria de Castelló antes de agosto del 2014 en suelo no urbanizable (esté o no protegido) ya pueden iniciar el proceso de regularización de sus edificaciones. Un procedimiento que pondría punto y final al eterno problema de construcciones irregulares en la ciudad.

La entrada en vigor del Plan General Estructural avala este trámite urbanístico que supondrá, finalmente, la obtención de la licencia de habitabilidad para estas casas con el fin de que dispongan, entre otros servicios, de luz. Hay que recordar que el nuevo ordenamiento urbanístico aprobado por la Comisión Territorial anula el Plan Especial de la Marjaleria. Así lo explica el director general de Urbanismo al periódico Mediterráneo, Vicente García Nebot, quien remarca que no solamente podrán comenzar a tramitar la legalización los castellonenses que tengan una vivienda en la marjal, sino en cualquier otra zona de suelo no urbanizable del resto de la capital de la Plana.

¿Cómo hacerlo?

De esta forma, García Nebot concreta que, si las residencias a regularizar están aisladas, los afectados deberán iniciar la petición de declaración de singularidad de minimización de impacto. En el caso de que las edificaciones a legalizar formen un grupo habitable, también podrán comenzar el proceso regulador solicitando la realización del Plan Especial de Minimización de Impacto. Ambas documentaciones se presentarán en el Ayuntamiento de Castelló para su adecuada tramitación por parte de la administración local.

Por otra parte, el consistorio centra su trabajo en la actualidad en analizar y dar respuesta a las alegaciones que ha presentado la ciudadanía al Plan General Pormenorizado. Este documento incluye la ordenación urbanística al detalle, es decir, marcará, por ejemplo, por dónde irán las calles o en qué lugar construir una nueva dotación en la capital. Este texto es el que queda por aprobar y al que tendrá que dar vía libre el Ayuntamiento, a diferencia del Plan Estructural, que es competencia autonómica.

Hay que recordar que la Generalitat asume, desde este mismo mes y a través de la Agencia Valenciana de Protección del  Territorio, el control de la vigilancia para que no se construyan más viviendas ilegales en suelo no urbanizable, como es el caso de la Marjaleria, destaca García Nebot. «No vamos a permitir más edificaciones de este tipo, por lo que, en el caso de que se tuviera que derribar alguna de ellas, será la administración de Ximo Puig la que asuma el proceso de restauración», dice el director general. 

Compartir el artículo

stats