Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN LA FINCA DE LA CALLE BORRIOL DONDE YA HAY TRES PISOS CON INQUILINOS ILEGALES

Frustran un asalto a otra vivienda de Castelló alentado por okupas ya instalados

Les dejaron pasar por su terraza y al saltar la alarma acudió la Policía Nacional

El edificio con pisos okupados junto a El Corte Inglés de Castelló.

Nuevo susto para los vecinos de la finca de la calle Borriol número 13 de Castelló donde el pasado mes de diciembre okuparon tres viviendas, tal y como publicó el periódico Mediterráneo.

El pasado fin de semana, se frustró un intento de asalto a otra de las viviendas de este edificio que fue alentado por los okupas que ya viven de forma ilegal en el mismo. De hecho, según explican fuentes vecinales, fueron estos los que les dejaron pasar por su terraza y al ir a entrar en el piso que iban a okupar (que tiene también una puerta especial para evitar este tipo de situaciones) saltó la alarma. Minutos más tarde acudieron al lugar de los hechos efectivos de la empresa de seguridad contratada por Solvia y la Sareb, así como la Policía Nacional, que terminó de abortar el intento de okupación. También fueron los cerrajeros para reparar la puerta.

Okupas al entrar a vivir

Además, este diario ha podido saber de fuentes policiales que el pasado mes de diciembre, la Policía Local se personó también en la construcción porque una pareja que había comprado un piso, al acceder al mismo, se encontró con gente dentro. «Llegaron a un acuerdo y los okupas se fueron», detallaron las mismas fuentes.

Sin solución

Tras este nuevo capítulo de intento de meterse en una vivienda sin cumplir las leyes, los vecinos del inmueble volvieron a mostrar su hartazgo con esta situación que todavía no se ha solucionado por parte de la propiedad de estos pisos (Sareb). «Estos pisos provocan inseguridad entre los residentes», destacó uno de los vecinos afectados. Por su parte, la Sareb reconoció ya a Mediterráneo haber denunciado este problema ante el juzgado y ahora esperan a que el magistrado se pronuncie porque, mientras, «no podemos hacer nada más».

Se trata del segundo edificio que en los últimos meses ha sufrido el asalto de inquilinos ilegales, al igual que ya sucedió en un inmueble ubicado en la calle Deán Martí, aunque este ya ha sido desalojado. Sin embargo, en el caso de la finca de la calle Borriol número 13, la situación va a más, tal y como quedó reflejado el pasado sábado por la tarde.

Además, hay que recordar que los vecinos abortaron también una invasión de una casa ajena. En esta ocasión fue en Benicàssim en una villa de la avenida Mohíno de la localidad costera. Cuando los residentes de la urbanización se percataron de la situación al ver personas que habían saltado por el garaje, ya que la vivienda tiene acceso al interior por esta estancia, alertaron a la Policía y esta actuó de forma rápida para evitar el acceso al inmueble. 

Compartir el artículo

stats