La transformación del Camí la Ratlla, uno de los enlaces directos entre las localidades de Castelló y Benicàssim, entra en su recta final. Las obras de pavimentación de la calzada y su pintura, junto a la señalización del vial y del carril bici anexo, así como las labores de jardinería completarán "en escasas semanas" la reurbanización de este vial.

La actuación, con un presupuesto de 1,2 millones de euros cofinanciados al 50 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), "reforzará la seguridad vial; mejorará la movilidad viaria, peatonal y ciclista entre las dos localidades y sumará un enlace verde que pondrá en valor la acequia del Coto Arrocero", según ha informado el Ayuntamiento de Castelló en un comunicado.

El proyecto incluye un paseo peatonal que transcurre en paralelo a la acequia y desde el que se podrá observar la avifauna que habita este espacio natural "con total seguridad" gracias a la instalación de una barandilla. Además, dispone de una banda de separación con la calzada.

La alcaldesa, Amparo Marco, ha destacado durante su visita a la zona para supervisar las últimas actuaciones del proyecto que, con este nuevo eje, "gana Castelló, al sumar un espacio de paseo tanto ciclista como peatonal, y gana la ciudadanía, pues se refuerza la seguridad vial de todas las personas usuarias y de vehículos" a lo largo de sus 1,3 kilómetros de longitud.

Desde el punto de vista de la mejora de la seguridad vial, y junto a esta zona de paso exclusiva para viandantes, el renovado Camí la Ratlla incorpora una calzada de doble sentido de 5,6 metros de ancho y un carril bici de 50 centímetros protegido del tráfico rodado por una franja de vegetación. También se han colocado pasos elevados moderadores de velocidad.

La remodelación del Camí La Ratlla, que se extiende desde la rotonda de la CV-149 hasta el camino del Serradal, "permitirá mejorar el entorno y también la conectividad de la vía con otros caminos y carreteras de los términos municipales de Castelló y Benicàssim", ha señalado el Ayuntamiento.

El proyecto aboga por la protección de especies y del medioambiente. Todo el trazado contará con especies arbóreas y arbustivas autóctonas, protegiendo así las especies locales y reduciendo los costes de mantenimiento al estar adaptadas a las condiciones climáticas de la zona.

Su ubicación seguirá el formato de jardineras laterales implantado en el Camí la Plana, otro de los proyectos que ha visto la luz en Castelló gracias a la inversión europea. Se ha utilizado asfalto reciclado y fonoabsorbente para reducir la contaminación acústica y se ha optado por la iluminación con tecnología LED para blindar la eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2.