Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castelló solo recibe 8 alegaciones a la retirada de la ZAS de las tascas

Las modificaciones han sido presentadas por los hosteleros, vecinos y Sense Soroll

Imagen de archivo de las tascas de Castelló. MEDITERRÁNEO

El Ayuntamiento de Castelló ha recibido 8 alegaciones durante el periodo de exposición pública del proyecto de retirada de la zona acústicamente saturada (ZAS) de las tascas. El gobierno local ha planteado en su propuesta inicial una serie de medidas para evitar que se reproduzcan molestias de contaminación acústica, conciliar la singularidad de las tascas con el derecho al descanso de los vecinos y evitar que se repita el conflicto.

Las alegaciones, según fuentes municipales, han sido presentadas por hosteleros de las tascas, la Asociación de Sense Soroll y vecinos particulares. Los servicios municipales ahora estudiarán el contenido y la retirada de la ZAS será aprobada por el pleno una vez resuelvan las alegaciones, para cuyo análisis no hay un plazo determinado. El Ayuntamiento ha iniciado el proceso de retirada de la ZAS de las tascas tras constatar las últimas mediciones realizadas que su nivel de decibelios se encuentra por debajo del máximo establecido por la legislación de contaminación acústica.

Hay que recordar que el área de las tascas fue declarada ZAS en el año 2010, en concreto las calles que comprenden el lugar en Isaac Peral, Barracas y la plaza Santa Clara. La retirada, además, contempla una serie de medidas correctoras para equilibrar los usos en las tascas con el derecho al descanso de los vecinos de la zona.

Medidas correctoras

Así, limita el consumo en el exterior de los negocios hasta las 22.00 horas, pudiendo seguir a partir de esa hora en el interior de los locales hasta el horario de cierre establecido por la normativa autonómica. Los servicios municipales de limpieza realizarán sus labores de recogida a las 22.30 horas y continuará la suspensión en la concesión de nuevas licencias de actividad que impliquen la venta de alimentos y bebidas. El asunto fue tratado en junio en la junta de gobierno del Ayuntamiento. «Después de 12 años afrontamos la recta final de la ZAS de las tascas, pero continuará un plan de actuación para que no se reproduzcan los motivos que comportaron la ZAS», explicó el concejal de Transición Ecológica, Fernando Navarro.

Conciliar

«El objetivo es poder conciliar la idiosincrasia de las tascas con el derecho al descanso y evitar que se reproduzca un conflicto que se viene arrastrando desde hace más de una década», añadió el edil. En defensa de los populares establecimientos situados en el centro de Castelló llegaron a producirse masivas manifestaciones en la plaza Santa Clara. 

Compartir el artículo

stats