Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

YA HA TRANSCURRIDO MÁS DE LA MITAD DEL PLAZO PARA EJECUTAR LOS TRABAJOS

Castelló deberá quitar la cruz en 3 semanas o la retirada será ‘sine die’

Si la empresa no cumple el contrato a pesar de las sanciones, este se rescindiría

Imagen de la cruz, aún ubicada en el parque Ribalta. FRANK PALACE

Solamente hay dos posibilidad para el peliculón de la retirada de la cruz del parque Ribalta. O Castelló la quita en tres semanas o el traslado de este símbolo se retrasará sine die. El no de la empresa adjudicataria de estos trabajos a comenzar la obra debido al contencioso administrativo afecta a la cruz y auspiciado por Abogados Cristianos ha motivado que el Ayuntamiento de Castelló haya tomado cartas en el asunto e instado a la firma Solaris Purgaret a que empiece la obra para la que ha sido contratada y para la que tenía un mes y medio. El municipio afirma que las medidas cautelares y cautelarísimas han sido denegadas por el juez, y no existe ninguna suspensión sobre las actuaciones programadas.

A día de hoy, ya han transcurrido más de tres semanas, por lo que o la firma concluye el traslado y adecuación de la zona en un parque romántico en los próximos veinte días o el consistorio ejecutará su derecho de aplicar las penalidades pertinentes por no cumplir el contrato. En el caso de que Solaris Purgaret, pese a estas sanciones, insistiera en no realizar el proyecto, se llevaría a cabo la rescisión del contrato ya que este puede realizarse por renuncia de la firma constructora pero también por decisión municipal.

En el caso de que el Ayuntamiento revocara el acuerdo, volvería a comenzar de cero el árduo trabajo administrativo para adjudicar otra vez la obra. Un proceso que se prolongaría por espacio de varios meses debido a que este tipo de burocracia suele ser farragoso y largo.

¿Qué pasó el día 3 de agosto?

Por el momento, la cruz sigue en su lugar habitual, en el parque Ribalta, después de que el pasado 3 de agosto se anunciara su traslado inminente a la explanada de la iglesia de Santo Tomás de Villanueva, en la zona de Rafalafena.

Fue ese día cuando ante este monumento se congregaron diversos partidos políticos además de asociaciones, tanto a favor como en contra de esta retirada. Hoy, todo sigue igual. 

Compartir el artículo

stats