Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Municipal

El Ayuntamiento de Castelló recupera una vivienda social que estaba el ‘limbo’ desde hace años

La concejalía considera este caso como «un ejemplo de la dejación de la época del PP»

La nueva oficina de atención se ubicará en la calle Obispo Salinas, que alberga medio centenar de estas viviendas. Manolo Nebot

La Oficina Municipal de Vivienda del Ayuntamiento de Castelló ha recuperado una vivienda social que llevaba en desuso desde hace años. Sus propietarios residían fuera de la ciudad, incluso, y no hacían uso de ella. La vivienda se les adjudicó en su momento en calidad de renta antigua, pero no residían en la misma ni la habían devuelto al Ayuntamiento. Este caso es puesto como «ejemplo» por la Concejalía de Vivienda «de la dejadez llevada a cabo por los gobiernos del PP» en la materia.

«Los gobiernos del PP se desentendieron de las viviendas municipales», señala la concejala de Vivienda del Ayuntamiento de Castelló, María Jesús Garrido. «En el mandato progresista del 2015 se puso en marcha la Oficina Municipal de Vivienda y se llevaron acabo actuaciones de mejora», añade. «Es en este mandato cuando hemos reforzado la atención gracias a la inclusión en la Xarxa Xaloc, con 99 actuaciones desde el 2019, la compra de las primeras 7 viviendas desde el año 1984 y potenciando el control de las viviendas», explica Garrido.

Inspecciones

De hecho, con el fin de estabilizar y ordenar las posibilidades de mejora en este ámbito, la Oficina Municipal ha impulsado una inspección en 115 viviendas. En ese marco de actuación, se ha logrado recuperar la mentada vivienda social, cuyos moradores no residían en Castelló desde hace tiempo. Los propios inquilinos entregaron las llaves recientemente al Ayuntamiento tras el requerimiento formal. Su destino será para alquiler asequible.

Además, el Ayuntamiento tiene en trámite la recuperación de otras 8 viviendas municipales. Las personas que residen en ellas lo hacen de forma irregular y saltándose la lista de espera.

En este proceso de ordenación del área de las viviendas municipales, en las próximas semanas se aprobará la adjudicación del nuevo contrato de gestión integral de las mismas, que reforzará el servicio y promoverá itinerarios sociolaborales para sus inquilinos.

Este servicio, con una inversión de 200.000 euros anuales, contará con trabajadores, educadores y mediadores sociales, además de personal administrativo.

Nuevo local

Al mismo tiempo, un equipo de Jornals de Vila comenzó a acondicionar un nuevo local que albergará la oficina de atención. Se ubicará en la calle Obispo Salinas, donde en la actualidad hay medio centenar de estas viviendas municipales, y será el punto central de este servicio integral. 

Entre las tareas que abarcará este nuevo servicio integral destaca la vertiente social del proyecto. Por ejemplo, a través de itinerarios de acompañamiento, se establecerán relaciones de los usuarios de las viviendas con los diferentes sistemas educativos, sanitarios, laborales o vecinales. El objetivo es estimular los recursos potenciales para superar los problemas, reducir la dependencia institucional y el riesgo de exclusión social y mejorar sus condiciones de vida, favoreciendo la inserción.

Vigilancia para evitar okupaciones y enganches

Las labores de vigilancia del nuevo servicio integral para gestionar las viviendas municipales incluirán la detección de posibles okupaciones ilegales de las viviendas sociales, inspeccionándolas «cuantas veces sea necesario», comprobando aspectos como enganches de suministros. En caso de detectar estas okupaciones, el nuevo servicio lo comunicará de inmediato al Ayuntamiento. También se investigará cualquier intento de cesión o subarriendo, o de obras ilegales. 

En el ámbito preventivo, se educará a los inquilinos en economía doméstica y se velará por el fomento de las relaciones vecinales y la convivencia interna de las familias.

Compartir el artículo

stats