Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PUEDEN CONTEMPLARSE TRES POSIBILIDADES

¿Qué pasará ahora con la cruz del Ribalta de Castelló?

El Ayuntamiento busca una salida técnica a esta situación

La cruz en el parque Ribalta de Castelló. FRANK PALACE

El hecho de que la licitación de la retirada de la cruz del Ribalta se haya quedado desierta después de que el Ayuntamiento de Castelló la haya vuelto a sacar a concurso tras el no de la empresa Solaris Purgaret a ejecutar los trabajos que le fueron adjudicados, abre un nuevo panorama en este proceso que se prolonga desde hace varias semanas.

Pese a que el consistorio trabaja ya en buscar una nueva vía técnica para la retirada de la cruz, Mediterráneo te presenta tres opciones para proseguir los trámites, tras consultas con fuentes especializadas en esta materia.

Un procedimiento que sea negociado

Una de las opciones que se podría barajar es el procedimiento negociado con una empresa determinada para que retire la cruz. La buscaría el consistorio de la Plana y ambos concretarían las condiciones para la ejecución del contrato (la forma, la duración, etc.).

Sacar de nuevo   la convocatoria

Otra posibilidad sería volver a convocar la licitación de los trabajos por vía de urgencia como se ha hecho en esta segunda vez pero incrementando el presupuesto previsto actual que ahora asciende a 71.286 euros IVA incluido. 

Que la quite la brigada municipal

La tercera opción sería que la retirara la brigada municipal. Sería la más rápida pero la menos posible por la falta de capacidad técnica ya que esta es tan especial que solamente utilizan determinadas empresas constructoras.

La cruz del parque Ribalta permanecerá en su lugar actual varios meses más. El segundo intento por retirar este símbolo de ubicación actual ha vuelto a fallar al no presentarse ninguna empresa a la licitación que el Ayuntamiento de Castelló había sacado por vía de urgencia porque la primera firma adjudicataria no cumplió con el contrato.

 Tras el no de Solaris Purgaret a ejecutar los trabajos el pasado mes de agosto, el consistorio de la capital de la Plana se vio obligado, este mismo mes, a abrir un procedimiento rápido para volver a otorgar los trabajos a otra firma diferente y cumplir, de esta forma, con la ley de Memoria Histórica de la Comunitat Valenciana.

El departamento de Contratación municipal convocó el nuevo concurso y dio un plazo para que las empresas que quisieran presentaran sus ofertas. El plazo para este trámite finalizó el pasado jueves a medianoche y ayer fuentes municipales confirmaron que no se había presentado ninguna constructora, dejando en el aire, de nuevo, la próxima retirada de la cruz.

Así las cosas, el Ayuntamiento de la capital de la Plana se afana en encontrar una solución técnica y estudia cuáles son las vías posibles para ejecutar el proyecto que también contempla la reconversión del lugar que actualmente ocupa la cruz y el monumento en un jardín romántico, a imagen y semejanza del parque Ribalta.

El Acord de Fadrell tiene la intención de ejecutar esta retirada durante esta legislatura que finaliza en el mes de mayo.

Compartir el artículo

stats