Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA A LA ALCALDESA DE CASTELLÓ

Marco: «Nuestra gestión en Castelló seguirá por no subir impuestos y bajarlos para ser más justos»

Los proyectos para la ciudad, el futuro uso de la Residencia de Suboficiales, medidas en la Marjaleria,...

Amparo Marco es alcaldesa de Castelló desde el 2015. GABRIEL UTIEL BLANCO

Amparo Marco Gual es la alcaldesa de Castelló desde junio de 2015 y acaba de anunciar que volverá a presentarse como candidata a la alcaldía de la capital en las elecciones de mayo del 2023. La primera edila tiene 54 años, está casada y es madre de dos hijas. Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de València, es también doctora Cum Laude en Administración y Dirección de Empresas por la UJI y Premio Extraordinario de Doctorado en este área. Marco relata en Mediterráneo sus proyectos actuales y futuros para la ciudad de Castelló y sus vecinos, encarados a mejorar la calidad de vida de los castellonenses y a superar la crisis económica actual.

--Alcaldesa, ¿cuáles son sus prioridades desde ahora hasta el final de la legislatura?

--No solo son prioridades de la alcaldesa si no que son las del Acord de Fadrell y es el cumplimiento al máximo posible de todo lo que está recogido dentro de este pacto, que es el de la gobernabilidad de tres partidos políticos. Por lo tanto, lo que corresponde en estos momentos es terminar este periodo de tiempo que está bajo el paraguas del Acord y también de las circunstancias que nos ha tocado vivir, porque el Acord de Fadrell se hace en un momento determinado, en unas circunstancias concretas que es cuando ya salíamos de una crisis que es la del año 2008. Y, ahora, de golpe, sufrimos la pandemia y otra crisis económica derivada de una crisis bélica que es la guerra de Ucrania. Durante este período hemos tratado de poner a la ciudadanía en el centro de todas las políticas como venimos haciendo desde el año 2015 pero, en este mandato, todavía más si cabe. Hemos puesto en marcha bonos para transporte y material escolar, 152 millones de euros de inversiones que han contribuido a la transformación de la ciudad de Castelló que, además, de forma indirecta, suponen generación de puestos de trabajo. Vamos a terminar el Centro de Envejecimiento Activo que esperamos inaugurar en el 2023; la remodelación de la avenida de Lledó; ejecutar las obras de la plaza de la Paz; ya se han realizado muchas de las expropiaciones del párking disuasorio de Renfe, que es una necesidad de la ciudad también desde hace muchos años; y seguiremos trabajando hasta el final del mandato en el tema del corredor verde en el Riu Sec. Continuaremos en la línea de no subir los impuestos, si no de bajarlos, porque esta ha sido una constante, y de la generación de empleo. De cara a las navidades sacaremos otra tanda de bonos de comercio para apoyar a las familias y a los trabajadores. El Plan General, también dentro del marco del Acord de Fadrell, esperemos aprobarlo pronto y nos dará una seguridad jurídica para relanzar todo lo que es la economía a nivel de la ciudad de Castelló. Y quiero recordar que, el PP nos dejó una herencia de un Plan General con tres sentencias de nulidad. Cuando uno tiene seguridad jurídica puede hacer inversiones y si no la tienes, estas se van a otros municipios donde sí que tienen un planeamiento urbanístico.

La alcaldesa junto al director de 'Mediterráneo' conversa con dos redactoras del periódico en su visita a la redacción. GABRIEL UTIEL BLANCO

--¿Qué destino le prevé al antiguo asilo?

--Ya en la campaña electoral de 2019, nosotros llevábamos en el programa que el antiguo asilo fuera un nuevo ayuntamiento porque tenemos muchos espacios alquilados y necesitamos locales más abiertos y diáfanos para mayor comodidad de los vecinos. Pero la inversión es una cuantía importante y, ahora, el Ayuntamiento no puede asumir esto porque hay que volcarse con la ciudadanía. Es un proyecto de largo recorrido y amparado por fondos europeos porque sería un edificio nuevo.

--¿Qué servicios municipales ofrecerá el consistorio en el edificio de Borrull? ¿Ya ha llegado a un acuerdo con la Conselleria?

--Cuando llegue el momento nos sentaremos y veremos la distribución de los espacios. En principio, hay voluntad por parte del president Puig de que hayan servicios compartidos en un edificio que tiene que ser muy de ciudadanía, muy pensado en el servicio público. Los primeros servicios que irían son los sociales y los destinados a que cuando el vecino entre tenga prácticamente toda la gestión hecha. Empleo creo que también debería de ir allí.

--¿Qué edificio o parcela permutará por la residencia de suboficiales con el Ministerio de Defensa?

--Tenemos interés en el edificio de suboficiales porque está cerrado desde hace mucho tiempo. Cuenta con una arquitectura y un diseño muy específico y sí que nos pusimos en contacto con el Ministerio de Defensa para ver si lo comprábamos, si lo permutábamos, o si nos lo donaban, que es lo que nosotros primero quisimos negociar, pero el Ministerio es muy reacio a la donación de edificios. Estamos viendo qué es lo que podría interesar a ambos para que nadie pierda. Y ahora nos falta ese último paso. Cuando ya lo tengamos cerrado lo hablaremos en la junta de gobierno para analizar si damos el paso definitivo o no. Pero creo que es un edificio que tenemos que recuperar para la ciudad de Castelló. No puede estar cerrado. Creo que es un recinto que, por sus características, estaría bien para un Casal Jove, pero no lo tenemos todavía cerrado.

La alcaldesa, en un momento de la entrevista en las instalaciones de 'Mediterráneo'. GABRIEL UTIEL BLANCO

--¿En qué momento se encuentra esa comisión permanente entre el Ayuntamiento, Diputación y Generalitat? ¿Han gestionado qué edificios se podrían reordenar?

--Primero querría poner en valor la propia creación de la comisión. Esta ha permitido poner orden y que el Ayuntamiento no salga perjudicado absolutamente de ninguna necesidad de suelo que puedan tener otras administraciones públicas. Es una comisión permanente y, en el momento en el que alguna administración tenga necesidad de suelo, un solar o un edificio, se tiene que convocar esa comisión. En estos momentos, el Ayuntamiento no tiene ninguna necesidad porque tenemos suelo propio y, en la actualidad, no es una ninguna prioridad para nosotros estar haciendo construcciones que puedan suponer una cantidad importante en el presupuesto, porque este tiene que ir destinado ahora a suplir todas las necesidades ciudadanas derivadas de la crisis de la pandemia y de la guerra de Ucrania. 

--Con respecto a la ley de memoria histórica, Castelló tenía dos asuntos que cumplir. El tema del cambio de calles y ahora está pendiente la retirada la cruz del parque Ribalta, a cuya segunda convocatoria no se ha presentado ninguna empresa. ¿Sabe cuándo estaría prevista y qué ha pasado con la empresa anterior que tenía que quitar la cruz?

--Los nombres de las calles y la retirada de la cruz es un cumplimiento de la ley de memoria histórica y las leyes se cumplen sí o sí. Lo que ha pasado con la cruz es que la empresa adjudicataria no ha sido capaz de asumir aquello a lo que se presentó en su momento. 

--¿Qué proyectos específicos tiene para el Grau, que es una zona importante también de Castelló?

--En el Grau hemos hechos muchas inversiones y proyectos bonitos. En primer lugar, fue el cambio de habilitar una sede de la Policía Local digna y que no estuviera en la tenencia de alcaldía. Nosotros la pusimos en el edificio del antiguo mercado y la biblioteca. Otros proyectos fueron el parque de la Panderola, con fondos europeos; el arreglo del edificio de mayores; así como el parque Josefina López. esa zona está ahora urbanizada. Dentro del Grau, contamos la Marjaleria, donde hemos hecho todo el camino de La Plana y ahora hemos terminado el Camí la Ratlla. Una de las primeras actuaciones fue el asfaltado del Serradal. Trabajamos en el arreglo de todo el paseo marítimo, para el que hemos solicitado 8 millones de fondos de la UE con el fin de ponerlo en valor. Pero el proyecto estrella ha sido Escala a Castelló, que nos ha puesto en el mapa del turismo a nivel internacional y esta última edición, con 10 barcos, ha lanzado definitivamente Escala a Castelló al estrellato. Para mí es un orgullo que todas las tripulaciones que vienen, todas repiten y eso quiere decir que en Castelló les tratamos bien. Eso es reputación y siempre es muy bueno para nosotros.

--Alcaldesa , y toda esa parte del Serrallo, ¿qué solución tiene?

--Es una zona muy compleja y difícil y yo creo que el paraguas fundamental es el planeamiento urbanístico porque, con falta de seguridad jurídica, pocos proyectos se pueden llevar a cabo. Pero ahí, es verdad que hay una zona que dentro de lo que es la urbanización de la intermodal, la zona industrial, se podría incorporar en ese tramo. Se debería hacer un estudio específico de esa parte para ver cómo se puede abordar la mejora de toda esa zona. 

--¿Qué acciones tienen previsto llevar a cabo en la Marjaleria?

--La Marjaleria es una zona que conozco bastante bien porque mis padres tienen ahí una casita y yo me he criado prácticamente en los caminos de la Marjaleria Nosotros no vamos a engañar absolutamente a nadie, a ningún propietario de la Marjaleria dándole títulos de propiedad o de legalización que son falsos y llevan a engaño a la ciudadanía. De hecho, cuando se lleva a cabo el planeamiento urbanístico, una de las instrucciones que había era que en la Marjaleria se tuviera especial sensibilidad y se hiciera una microcirugía urbana para tratar de dar cobertura legal al máximo número posible de viviendas. No se trataba de construir en volumetría como permitía el plan especial de la Marjaleria que la elevaba de tal forma que Castelló no podía crecer nada porque toda la volumetría estaba en la Marjal y Castelló no podía crecer. Se tenía que quitar volumetría en la Marjaleria para que Castelló pudiera crecer y se pudiera dar legalidad al máximo de viviendas en esta zona. Desde ese punto de vista, es necesario tener el planeamiento urbanístico terminado y aprobado para poder empezar determinadas actuaciones urbanísticas. No obstante, el Ayuntamiento ya ha ido trabajando en algunos viales. En segundo lugar, en cuanto a la minimización de impactos y dentro de lo que es la legalidad o la cobertura autonómica, vamos a iniciar una fase de reuniones con los vecinos para que aquellos que puedan legalizar sus viviendas mediante minimización de impactos se les ayude, se les indique cómo tienen que realizar las tramitaciones para poder legalizar las casas. Y, poco a poco, ir urbanizando y dotando de servicios todas las zonas que son urbanas.

--¿En qué estado se encuentra el proyecto de la ronda de circunvalación?

--La eterna ronda… 30 años desde que se inició, 30 años para cerrar esa ronda. En junio se sacó a licitación la redacción del proyecto básico del cierre de la circunvalación que además es un proyecto muy complejo y de mucho dinero porque, además, lleva implícitas las expropiaciones. Con las rondas se reduce la contaminación y también se da más seguridad al viandante. Estoy confiada en que este proyecto esté ya en los presupuestos del próximo año de la Generalitat Valenciana y que sea una realidad la próxima legislatura.

--¿Qué obras estrella prevé durante el próximo mandato?

--Siendo sensata, que es lo que uno tiene que ser cuando dirige los destinos de 174.000 habitantes que tiene esta ciudad, nosotros lo que tenemos que hacer es terminar estos meses que nos quedan de mandato y ejecutar las máximas actuaciones de las promesas que le hicimos a la ciudadanía. Los proyectos estrella tienen que estar en el programa electoral de los comicios del 2023. 

--Finalmente, alcaldesa, ¿qué características principales tendrán los presupuestos municipales del ejercicio 2023?

--Grandes inversiones con fondos europeos. Estamos gestionando 47 millones de euros de la UE y hemos solicitado 40 millones más, por lo que vamos a seguir en la línea de inversión para la mejora de la calidad de vida de la ciudad, haciendo una ciudad más verde, más amable, mucho más humana. Y en las políticas, seguiremos en la misma línea de no aumentar la presión fiscal, bajarla para que sea más justa. Seguiremos incrementando las políticas sociales y las de empleo, así como los servicios y la calidad de vida de la ciudadanía. Esperemos tener los presupuestos el 1 de enero. 

Compartir el artículo

stats