Mucho han cambiado las cosas desde que en 1984 Santi y Tica abrieron la ahora llamada Mónica Pescadería. Con mucho esfuerzo durante casi dos décadas el matrimonio dirigió un humilde pero floreciente negocio en la céntrica calle Alcalde Tárrega de Castelló que posteriormente heredarían sus hijas Mónica y Olga. Después de casi 20 años gestionando el establecimiento, Mónica Vallés baja ahora la persiana. No por meditada la decisión es menos dolorosa. “Me sabe muy mal por la clientela, que son como familia. Soy de lágrima fácil y llevo días llorando”, lamenta la hasta ahora autónoma, que ha apostado por la estabilidad de una nómina fija a final de mes: “En verano solía cerrar la pescadería para buscar otros trabajos y ahora me han renovado. Sabiendo que como autónoma me puedo quedar con el culo al aire y que el negocio ya daba para poco, creo que es lo mejor”.

Mónica no oculta la emoción por el cierre del negocio familiar Mónica Pescadería que ha mantenido a flote estos últimos años contra viento y marea: “Lo hemos intentado todo, pero la gente se ha acostumbrado a comprar en supermercados y por más que ofrecemos parking gratis, servicio a domicilio, limpiar el pescado o aplicaciones no hay manera. Faltan clientes”. El cierre del negocio será una mancha más en un céntrico barrio venido a menos a nivel comercial: “Antes aquí había de todo; solo de pescaderías éramos cinco, y ahora solo queda una carnicería. Es una pena pero los barrios se están muriendo”. De hecho, el futuro del local según confirma Mónica no es muy halagüeño: “La dueña ya nos ha dicho que si nos íbamos no lo iba a volver a alquilar. Ojalá lo pueda vender para que no se pierda, pero en estos momentos lo veo complicado”.

El factor humano

Más allá del aspecto laboral –“ahora a las seis y medio acabo de trabajar y me olvido; antes era imposible”-, Mónica siente la decisión en el apartado personal: “He pasado allí toda la vida. Tengo 45 años y el negocio lo cogieron mis padres cuando yo solo tenía ocho, así que allí he crecido junto a mi hermana, allí trabajamos embarazadas, allí se hicieron mayores nuestras hijas…”. 

El cierre de Mónica Pescadería, que se nutría de pescado y marisco fresco proveniente del Grau de Castelló, ha despertado un sinfín de comentarios en redes sociales, donde los clientes están lamentando la pérdida de un negocio abierto durante cuatro décadas en el centro de la capital de la Plana.

La tercera generación ya no podrá tomar las riendas del negocio.

La tercera generación ya no podrá tomar las riendas del negocio.

En el mensaje que la protagonista hizo público en el perfil oficial de Facebook del establecimiento se podía leer lo siguiente: “No sé ni cómo empezar a contaros lo que nos depara Octubre. Tal vez sea eso de que , si se cierra una puerta se abre una ventana o las oportunidades están para aprovecharlas , pero ha llegado el día de deciros ...que después d 39 años con vosotr@s , de sentir que sois familia , amistades , más que clientes ... voy a dejar la pescadería”.

Olga dirigió el negocio junto a su hermana Mónica hasta su triste fallecimiento en el 2011.

Proseguía Mónica de esta forma con su emotiva carta de despedida: "Aún me resulta hasta dificil escribirlo, leerlo o pronunciarlo, ya sabéis que soy muy llorona, pero en esta vida todo son etapas y esta ya ha acabado. Se nos complica la vida mucho a los autónomos y cada vez más. Así que los cambios siempre deben ir a mejor y a por ello voy. Espero que recordéis siempre a mis papis, Santi y Tica... que la fundaron y lucharon en ella hasta el final. Luego a mi hermana Olgui, que éramos el duo perfecto. A mis 3 chicas, que las habeis visto crecer y hasta cuidado jajajaja , cuando lloraban mientras nosotr@s os atendíamos y a mí, que he intentado dia a dia ...honrar lo que me inculcó mi padre; llevaros el mejor género y trataros aún mejor. No penséis que es una despedida, que nos veremos, seguro. Y gracias por haber contado conmigo y la pescadería. Hasta pronto, familia".

Recuerda que si quieres ponerte en contacto con ‘Mediterráneo’ para enviar una información, fotografía o vídeo relevante de la provincia de Castellón puedes hacerlo escribiendo un mensaje privado al perfil oficial del periódico en Facebook, Instagram y Twitter; pudiendo escribir también al correo electrónico rfabian@epmediterraneo.com, o si es más cómodo vía whatsapp, en el número de teléfono 680558577.