¿Dónde quieren comprar vivienda los castellonenses? Fiebre por la zona este y 'pasan' del oeste

El plan general apostaba por primar la construcción en el entorno de la carretera l’Alcora y la Jaume I

Nueva construcción en Sensal.

Nueva construcción en Sensal. / Erik Pradas

La crisis financiera que comenzó en el 2008, unida al hecho que Castelló contaba con un generoso estoc de vivienda nueva, hizo que durante muchos años las grúas desaparecieran del skyline de la capital de la Plana. Superado ese periodo de sequía, las constructoras han recuperado brío y, si bien están lejos del ritmo de principios de la década pasada, tienen activas numerosas promociones.

Un análisis zonal de la ciudad refleja una evidencia: el este tiene una gran prevalencia sobre el oeste en cuanto a preferencias de los potenciales compradores de inmuebles, pese al intento, plan general de por medio, de favorecer unas áreas concretas.

El anterior equipo de gobierno, en la elaboración del nuevo planeamiento urbanístico, que entró en vigor a finales del 2022, apostó por primar los desarrollos urbanos entre la avenida Enrique Gimeno y la UJI, en el entorno de la carretera l’Alcora. El objetivo era «coser» esta zona con el resto de casco urbano, es decir, mejorar las conexiones con estos barrios de la periferia.

Plan general vs preferencias de los castellonenses

«El problema es que la gente no quiere vivir en esa zona», resume el presidente de la Asociación Provincial de Empresas de la Construcción de Castellon (Apecc), David Ruiz. Un desfase, en definitiva, entre lo que la administración consideraba deseable y lo que realmente demandan los castellonenses. «Al final, los promotores debemos hacer el producto que la gente está reclamanado; no podemos apostar por promociones que no van a tener salida porque los recursos son limitados», indica.

Esto hace que los desarrollos inmobiliarios en la parte oeste de la ciudad sean en la actualidad prácticamente inexistentes.

Entonces, ¿dónde quieren vivir los castellonenses? La zona número uno en sus preferencias es Sensal, apunta tanto Ruiz como Sergio Pardo, del Grupo Pardo: «Quieren edificaciones abiertas y zonas comunes.». Una manera de construir propia de este PAU donde se suceden las promociones, por lo que quedan cada vez menos solares.

Maquinaria excavando suelo en Sensal, el comienzo de una nueva promoción inmobiliaria.

Maquinaria excavando suelo en Sensal, el comienzo de una nueva promoción inmobiliaria. / Erik Pradas

Es por ello que ya se ha aprobado la expansión urbanística en la zona. De momento, ya se ha anunciado la construcción de 120 viviendas de protección oficial.

Al margen de Sensal, las preferencias de los castellonenses se inclinan por el PAU Lledó y el entorno del Auditori, manifiestan ambos constructores.

Otras zonas de Castelló

Hay otras zonas de la ciudad en los que ha habido actividad inmobiliaria, como por ejemplo en Gran Vía -sobre todo con la construcción de viviendas unifamiliares-, pero no se consideran puntos calientes de demanda.

La construcción de viviendas unifamiliares se ha popularizado en la zona de Gran Via.

La construcción de viviendas unifamiliares se ha popularizado en la zona de Gran Via. / Erik Pradas

En lo que se refiere al centro de la capital de la Plana no está habiendo desarrollos porque, de nuevo, «no hay demanda». El hecho de que las tendencias apunten más a las viviendas con espacios abiertos es decisivo en este sentido.

¿Hacia dónde se dirigirán los desarrollos inmobiliarios en el futuro? Pardo apunta a una oportunidad perdida: «El anterior plan general contemplaba unidades de ejecución hacia el Grau, lo que tenía mucho sentido. El nuevo las eliminó y primó la zona oeste».

Ruiz destaca, además, el problema de «incertidumbre e inseguridad jurídica» que ha generado la no aprobación de la ley del suelo -el Gobierno la retiró antes de que se fuera a discutir en el Congreso de los Diputados-, lo que hace que «el urbanismo no sea fiable».