Testimonio

«Las personas con discapacidad intelectual podemos trabajar como los demás»

Eric Bou trabaja como auxiliar de campo en el Villarreal CF y como auxiliar de mantenimiento en el colegio Mater Dei

El joven Eric Bou trabajando en el colegio Mater Dei de Castelló.

El joven Eric Bou trabajando en el colegio Mater Dei de Castelló. / Mediterráneo

Eric Bou es un joven con discapacidad intelectual de Castelló. Actualmente trabaja en dos empresas diferentes y es de las pocas personas con discapacidad que posee dos trabajos al mismo tiempo. Por un lado, es auxiliar de campo en el Villarreal CF y, por otro, es auxiliar de mantenimiento en el colegio concertado Mater Dei.

La Fundación Síndrome de Down de Castelló es una de las entidades responsables de buscar empleo a las personas con discapacidad intelectual. De hecho, en los últimos años han ayudado a que se inserten laboralmente a unas 200 personas, de las cuales 65 conservan aún su puesto de trabajo. Javier Julve, responsable de comunicación y técnico de integración laboral, y Verónica Sánchez, coordinadora del área de Formación y Empleo, ambos de la Fundación Síndrome de Down Castellón, cuentan que desde la organización fomentan el uso de la metodología de Empleo con Apoyo (ECA) para lograr la inclusión laboral. Además, los puestos más demandados últimamente son auxiliares en tiendas de ropa y personal en el sector de la hostelería.

Prejuicios de las empresas

El joven lleva tres años trabajando en el Villarreal CF y algo más de un año en el colegio Mater Dei. «No me costó mucho tiempo que me dieran ambos trabajos porque fue gracias a mi preparadora laboral, que me ayudó mucho. Reconozco que es una oportunidad muy buena porque no cualquier persona con discapacidad puede tener dos trabajos», confiesa Bou.

El técnico y la coordinadora dicen que aún existen empresas con miedos o prejuicios sobre las personas con discapacidad. «Todavía hay gente con la imagen de que estas personas deben estar en Centros Ocupacionales o haciendo tareas muy monótonas, y eso no es así. Ellos pueden trabajar en empresas ordinarias como cualquiera, siempre y cuando se cuente con los apoyos adecuados», asegura Julve. Además, Sánchez afirma que no se debería asociar ningún trabajo con ningún tipo de discapacidad, sino que debería depender de «las necesidades que presente la persona en cuestión».

Las tareas de las que se encarga

«En el Villarreal acomodo a los asistentes y les informo de dónde se tienen que sentar. Por otro lado, en el Mater Dei tengo más faena, ya que limpio el colegio y la iglesia, entre otras tantas tareas», dice Eric. Expone que ambos trabajos le gustan mucho y por igual. Está muy agradecido porque han confiado en él para llevar a cabo estas labores.

Eric Bou trabajando en el colegio Mater Dei.

Eric Bou trabajando en el colegio Mater Dei. / Fundación Síndrome de Down Castellón.

En lo que respecta a la Fundación, ofrecen asesoramiento a las empresas para el análisis de los puestos de trabajo y del tipo de adaptaciones necesarias que haya que hacer. «También les sugerimos hacer acciones de sensibilización para los trabajadores y trabajadoras porque hay veces que son los mandos quienes quieren contratar a personas con discapacidad intelectual, pero le da miedo por la reacción del personal. Para reconocer a las empresas inclusivas hemos creado un sello que reconoce a aquellas empresas socialmente comprometidas con Síndrome de Down Castellón, acreditándolas como empresas que ofrecen oportunidades laborales a personas con discapacidad intelectual», manifiesta Sánchez.

La importancia de hacer prácticas

Los cursos de formación y empleo están orientados especialmente a la parte práctica, puesto que es lo que permite que se desarrollen bien las destrezas y las habilidades de la persona con discapacidad intelectual. Además, de esta manera las empresas pueden observar cómo se desenvuelven en la parte de las prácticas que realizan. «Lo que más me gusta de mis trabajos es que puedo hacer las cosas yo solo y me hace sentir que soy autónomo. Eso me pone muy contento», expone Eric.

El técnico y la coordinadora dicen que la situación actual del empleo para estas personas en Castelló es negativa a priori, pero que creen que hay un nicho de empresas que pueden ofrecer puestos de trabajo. «Falta que pierdan el miedo, que conozcan el servicio de Empleo Con Apoyo de la entidad y que den el paso», asegura Julve.

«La verdad es que no entiendo por qué las personas con discapacidad intelectual tenemos más problemas para incorporarnos laboralmente porque podemos trabajar como los demás, pero lo importante es que se nos dan oportunidades. Creo que se nos debería incluir más en puestos de trabajo. Es más, a esas personas que estén en búsqueda de empleo les diría que con ayuda de la Fundación pueden encontrar uno», explica Eric. Por suerte, cada vez hay más empresas comprometidas que dan oportunidades a las personas usuarias de la Fundación para que puedan acceder a un empleo normalizado, por lo que el futuro laboral de estas personas está mejor encaminado.