Alegación en el juzgado

Intersindical recurre el fallo de la cruz y apela a la "obligación" de Castelló de cumplir la ley

Cruz del Ribalta, durante su retirada, en enero de 2023.

Cruz del Ribalta, durante su retirada, en enero de 2023. / Gabi Utiel

Los dos recursos interpuestos ante el fallo contrario a la retirada de la cruz del Ribalta ya están en el juzgado. Tras la interposición del recurso del Grup per la Recerca de la Memòria Històrica el pasado 28 de junio, este martes lo han formalizado los abogados de Intersindical Valenciana.

El sindicato ha recurrido la sentencia del Juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de Castelló de la Plana que declara nula la retirada de la cruz del parque Ribalta. La sentencia responde al recurso que interpusieron la asociación Abogados Cristianos y Luciano Ferrer, concejal de Vox del consistorio castellonense. El tribunal afirma en la sentencia que la cruz no tiene ninguna connotación que pueda vincularla con el régimen franquista, puesto que se levantó “en conmemoración a las víctimas de la violencia -de la guerra civil- de los dos bandos”.

Acorde a la ley

El sindicato, en su apelación, argumenta en el recurso que la retirada de la cruz "se ajusta perfectamente a la ley de Memoria Democrática" y que el Ayuntamiento de Castelló retiró la cruz en enero de 2023 por "obligación, en cumplimiento de la Ley 14/2017 de Memoria Democrática de la Comunitat; y la norma estatal 20/022 de Memoria Histórica".

Y apela a que la Concejalía de Memoria Democrática de Castelló actuó de acuerdo al "cumplimiento del catálogo de vestigios realizado por la Dirección General de Calidad Democrática, tras los informes técniso y del comité de expertos, claves en el proceso" y, según los letrados del sindicato, "sin referencias " en la sentencia, "pese a que constituyen la piedra angular de este procedimiento".

"No había opción"

El escrito es claro: "No era una opción para el Ayuntamiento de Castelló de la Plana la retirada de la cruz del parque Ribalta, era una obligación impuesta a la corporación municipal como titular del bien en cuestión".

Intersindical Valenciana entiende que "es un emplazamiento y un símbolo claramente franquista". Entre otras cuestiones, "es el punto de encuentro dónde, tradicionalmente, se producen concentraciones para exaltar el régimen franquista", constata, en su escrito de recurso, al que ha tenido acceso Mediterráneo.

Devolver el parque al proyecto original

Además, en paralelo, alegan que "existe además un proyecto, avalado por la Conselleria de Cultura, de recuperación del jardín de la cruz del parque Ribalta para devolver al enclave, declarado Bien de Interés Cultural, el estado anterior a la construcción de la cruz en 1944, conforme al diseño original de 1926".

Y sus abogados aseguran que "en la cruz no concurre ninguna de las causas de excepcionalidad que obligarían a su mantenimiento".

La cruz, señalan en el escrito, se retiró el 4 enero de 2023 "en cumplimiento de la ley de memoria histórica", con fuertes medidas de seguridad, en medio de gritos, insultos y consignas de grupos de ultraderecha. Quedó depositada, tras su cesión al Obispado de Segorbe-Castellón, en el patio de iglesia de Santo Tomás de Villanueva.