El colegiado alicantino Alberto Sánchez Sánchez reflejó en el acta del Buñol-Castellón B la expulsión de tres futbolistas del conjunto valenciano en la acción en la que fue agredido en el minuto 123 tras anular un gol al equipo valenciano que hubiese significado el 1-1 y con ello forzar los penaltis, en el partido que decidía el ascenso de uno de los dos a Tercera División.

En ese minuto 123, con el tiempo ya cumplido, el colegiado no da validez al gol del Buñol por una desproporcionada entrada del número 3 de los valencianos que entra con la planta del pie a más de metro y medio, poniendo en peligro la integridad del portero y dos defensas del Castellón B. A raíz de ahí, el colegiado cae al suelo, es rodeado y zarandeado por los futbolistas del conjunto valenciano, e incluso un espectador salta al campo y también agrede al árbitro alicantino.

Una vez retirado a su vestuario acompañado por las fuerzas de seguridad, el colegiado Alberto Sánchez Sánchez en el acta reflejó las expulsiones de tres jugadores del Buñol: Amador Diéguez, David Lara y David Soriano ‘Jabu’. Unido a que en el minuto 55 ya había sido expulsado el delantero Daniel de la Cal, por doble amonestación.

También quedó reflejado en el acta que en momento del percance faltaban 13 segundos para la conclusión, con balón para el Castellón B por la falta cometida sobre el portero albinegro y que provocó la ira de varios jugadores del Buñol y de parte de su afición.

Ahora el Comité de Competición de la FFCV deberá decidir qué determinación toma. La arriesgada de reanudar el partido para que se jueguen los 13 segundos a puerta cerrada, o dar por ganador al Castellón B que apunta que sea la decisión final que se tomará.