Rubén Díez quiere seguir jugando en el fútbol profesional y, para conseguirlo, se ha declarado en rebeldía en el CD Castellón. El futbolista maño todavía no ha debutado a las órdenes de Sergi Escobar en lo que va de pretemporada, a priori porque estaba "lesionado", pero lo cierto es que hay otros motivos que le han llevado a no vestir la albinegra este verano. El aragonés sabe que el CD Tenerife lo quiere para su proyecto 2021/22 en LaLiga SmartBank y, dado que los tinerfeños no tienen músculo económico suficiente para pagar la cláusula de 500.000 euros que tiene y que exige el Castellón para su salida, es el propio Rubén Díez el que está intentando forzar la máquina para que las negociaciones que ya se han iniciado entre ambas entidades lleguen a buen puerto.

El futbolista, al que le resta un año de contrato en vigor con el conjunto de la capital de la Plana, no está poniendo mucho de su parte en el día a día del equipo. Tanto es así, que fue convocado para el encuentro amistoso del pasado miércoles ante el Atlético Levante en la Ciudad Deportiva de Buñol y no pudo jugar porque se dejó las botas en casa. Entrenar sí entrena, pero jugar todavía ni un minuto desde que el equipo volviera al trabajo el pasado mes de julio y cuando restan cerca de 15 días para que la temporada arranque de forma oficial en la Primera RFEF.

Este tipo de detalles protagonizados por Rubén Díez son los que han provocado que el Castellón escuche al Tenerife y se hayan iniciado las primeras conversaciones. El club tinerfeño estaría dispuesto a pagar unos 125.000 euros (más variables) por el traspaso del maño y el jugador debería perdonar parte de una cantidad que el Castellón le debe de operaciones anteriores. Pero otro de los problemas que existen en estos momentos es la forma de pago ya que el club que preside Vicente Montesinos no está dispuesto a aceptar el pago a plazos que proponen los isleños y es en ese punto en el que se encuentra la negociación.

Lo que sí está claro es que la situación está enquistándose y nadie en el Castellón quiere tener a un jugador que está con la cabeza más fuera que dentro del equipo. Cabe recordar que Rubén Díez, el máximo goleador albinegro la pasada campaña en Segunda División, estaba llamado a ser uno de los pesos pesados del proyecto de Escobar para esta nueva andadura en el fútbol, pero todo hace indicar que más tarde que pronto el extremo zaragozano, que el día 18 de agosto cumplirá 28 años, saldrá del Castellón. El Tenerife le propone un contrato de cuatro años.

Es más, el perfil que el jugador tiene en la Wikipedia ya le incluye como jugador del CD Tenerife en Segunda División:

Perfil de Rubén Díez en la Wikipedia.

Perfil de Rubén Díez en la Wikipedia. Mediterráneo