Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

Salva Ruiz, todo un ejemplo de superación en el Castellón

El lateral zurdo, que marcó el gol de la victoria ante el UCAM Murcia, superó una aplasia medular que le alejó de los terrenos de juego durante año y medio

Salva Ruiz, todo un ejemplo

Aunque algunos los consideran súper héroes o creen que están hechos de otra pasta, los futbolistas esconden tras ese halo de admiración que les rodea historias personales que han marcado su trayectoria como jugadores profesionales. Una de esas historias de superación es la de Salva Ruiz, el goleador del pasado sábado en la Vieja Condomina en el encuentro en el que el CD Castellón logró su primera victoria fuera de casa de la temporada contra el UCAM Murcia.

El lateral zurdo del conjunto albinegro, nacido en la localidad valenciana de Albal en 1995, estuvo alrededor de año y medio apartado de los terrenos de juego tras ser diagnosticado de una aplasia medular, una enfermedad que hace que la médula deje de producir todas las células de la sangre como plaquetas o glóbulos rojos. 

Corría el 2016 y al joven futbolista, que por entonces tenía tan solo 21 años, se le paró el mundo. Salva Ruiz se disponía a marcharse de vacaciones a Nueva York tras haber completado su cesión con el Granada en Primera División y regresar a la disciplina del Valencia Mestalla cuando el sangrado de una encía le hizo saltar las alarmas. El lateral zurdo, considerado el mejor de su generación en La Academia e internacional en todas las categorías inferiores con España, era diagnosticado con una enfermedad de la que conocía bien poco y se veía en la obligación de parar a la fuerza para iniciar un maratón en la planta de Oncología del hospital.

Ese parón llegó tras tres grandes temporadas en el filial valencianista (2011/12, 2012/13 y 2014/15) con un total de 94 encuentros oficiales y tras haber buscado minutos y experiencia en el CD Tenerife, en el que jugó cedido en la campaña 2013/14 (6 partidos); y en el conjunto nazarí, en la 2015/16, aunque en ninguno de los casos con demasiado fortuna y sus cesiones no fueron del todo fructíferas.

Por eso regresó a casa y fue allí donde, tras ser diagnosticado de esta enfermedad medular, siguió peleando. Ninguno de los doctores que le trataron le dijeron que no volvería a jugar a fútbol y Salva Ruiz se aferró a ello con todas sus fuerzas hasta recibir el alta. Por fortuna, mientras estuvo apartado de los terrenos de juego y centrado en lo que verdaderamente le importaba, el Valencia tuvo un gran gesto con él y amplió su contrato un año más, haciéndole ficha de nuevo en el Mestalla en el verano del 2017 y permitiéndole volver a sentirse futbolista. No era para menos. El actual jugador del Castellón, compañero de Gayà desde los once años, era considerado el recambio natural de Jordi Alba y Juan Bernat en el Valencia, y eran muchos los clubs que seguían sus pasos de cerca a tenor del gran rendimiento mostrado en sus inicios como futbolista.

2018, el año de su ‘renacer’

Jugó por entonces en el filial del Valencia algunos encuentros hasta que en el mercado de invierno recibió la llamada del Mallorca para reforzar su zaga en Segunda B, logrando aquel mismo año el ascenso a Segunda y, la siguiente, a Primera tras un emocionante play-off. Aquello fue un premio para el valenciano, quien no había tenido demasiada suerte aquel último año tras sufrir una lesión por la que fue baja cuatro meses. Y, además, le abrió las puertas de su regreso de nuevo a València ya que el club de Mestalla ejerció su opción de compra preferente y le recuperó para convertirle en jugador del primer equipo a las órdenes de Marcelino y le hizo un contrato de cuatro años.

Pero aquella historia no tuvo un final feliz y a Salva Ruiz le tocó superar otro escollo más en su carrera, teniéndose que marchar finalmente cedido al Depor ya que el técnico asturiano le dio los galones en el lateral a un futbolista más experimentado como Jaume Costa.

En tierras gallegas estuvo dos campañas y el verano pasado fue cuando el Castellón llamó a su puerta y el lateral aceptó salir para iniciar una nueva etapa en Primera RFEF. Desde entonces, Salva Ruiz se ha convertido en un fijo para Sergi Escobar y es uno de los jugadores que más minutos acumula. Su actuación se completó el sábado con un importante gol que dio la primera victoria a domicilio de los 'orelluts'. «Estoy muy contento por el gol y por la victoria a domicilio, que la necesitábamos. Estos partidos también son los que te hacen estar arriba; parecía que jugábamos en casa, nuestra afición va a ser muy importante durante toda la temporada», dijo el futbolista albinegro. 

Compartir el artículo

stats