Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera RFEF

El Castellón, en vilo: pendientes de las pruebas médicas a Pablo Hernández

El empate contra el Nàstic salió caro: un lesionado en la previa, un expulsado y varios ‘tocados’

Ausente del césped por lesión, Pablo Hernández vio el partido del sábado desde el palco, junto a familiares y directivos del club albinegro.

El CD Castellón sabe que buena parte del éxito en la temporada, depende del concurso de su futbolista más determinante: Pablo Hernández. El castellonense no jugó el sábado contra el Nàstic de Tarragona tras sentir una molestia en su cuádriceps en el último entrenamiento de la semana. El cuerpo médico del club evaluará hoy el estado del futbolista, tras las pruebas pertinentes que determinarán el alcance real de esta dolencia que mantiene en vilo a la afición albinegra. 

En principio, en el club son optimistas y esperan que se trate simplemente de un susto, como indicó el entrenador Sergi Escobar tras el 1-1 contra el Nàstic en Castalia. «Creemos que es poquito», dijo, tras subrayar que con Pablo no se quiere correr «ningún riesgo». Escobar ya reservó al veterano futbolista de 36 años en la salida al campo del Cornellà, en una semana que no pudo entrenar al completo. «Esto es muy largo», apuntó también el sábado el técnico, despejando cualquier urgencia.

El golpe de Esquerdo 

Pero el caso es particular esta semana, porque la ausencia de Pablo se une a la cara factura que dejó el empate contra el Nàstic. La expulsión de Dani Torres conllevará sanción y un agujero consiguiente en la me. También hay cierta inquietud con el estado de Vicente Esquerdo, que fue el recambio de Pablo. Sufrió un golpe en la zona donde arrastraba lesión en los últimos tiempos y su concurso está pendiente de evolución. Por si fuera poco, el central Edu Luna se marchó con una sobrecarga y el delantero César Díaz con la rodilla renqueante. A todo ello hay que unir que otro futbolista ofensivo, Jesús Carrillo, se perdió por lesión el partido. Que lo de Pablo no sea nada parece ser más necesario que nunca.

El sábado, para paliar su ausencia, Vicente Esquerdo dio el salto a la titularidad. El futbolista alicantino dejó muestras de su calidad en la zona de la mediapunta. «El punto nos sabe a poco, porque estábamos haciendo un partidazo», dijo tras la igualada contra el Nàstic. «Era un partido que se nos había puesto de cara en los primeros minutos y que el equipo estaba trabajando muy bien, pese a la expulsión», añadió Esquerdo, que fijó la mirada ya en la visita del próximo sábado al campo del San Fernando, donde «esperamos hacer bueno el empate» de Castalia.

Esquerdo destacó la ambición del equipo albinegro. «Siendo uno menos queríamos ganar y se reflejó», afirmó. «El Nàstic es un rival físicamente muy completo y juega con mucha intensidad como nosotros, y hubo muchos golpes, infortunios...», apuntó. El futbolista, cedido por el Valencia hasta el final de la presente temporada, también valoró el apoyo de la afición del Castellón en el primer encuentro con entrada total en las gradas, tras los aforos limitados por el covid. «Ya estaba siendo increíble con aforo limitado y ahora que puede entrar todo el mundo, vuelve a ser el fútbol que conocíamos», concluyó.  

Compartir el artículo

stats