Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD Castellón

Pachuli

La opinión de Pepe Beltrán sobre el CD Castellón

Accionistas del CD Castellón en la junta del año 2017.

Accionistas del CD Castellón en la junta del año 2017. Manolo Nebot

Apenas se aproxima la Navidad y ya nos embargan los efluvios de esa ingente cantidad de perfumes, lociones y desodorantes que se promocionan en todas las cadenas de televisión. He contado hasta ocho de cada 18 anuncios --¡¡Volvemos en siete minutos!!, se burlan-- desprendiendo su embaucador aroma. Digo yo si el resto del año no son igual de deseables los vapores del oasis, frescores del Caribe, esencias del paraíso y demás lindezas al uso, que esa es otra, la de cursilerías que contienen frascos tan pequeños.

Almizcles, lavandas y/o derivados ya devinieron fundamental para la supervivencia de las principales cortes europeas en el medievo, incluida la española, dado el insoportable hedor que desprendían sus majestades dando pábulo a la falsa creencia religiosa de que el uso del jabón, en tanto que desnudos, presuponía la antesala del pecado. Esa falta de higiene de la realeza solo es equiparable a la vergüenza de su corrupción; y en ello continúan aplicándose, sin que la plebe se sobresalte ante tamaña peste.

Otro estereotipo artero de la publicidad del ramo es que esas fragancias casi mágicas nos conviertan en musculados adonis, encantadoras sirenas o modelos unisex. Cuando supongo que los mortales de físico vulgar también tenemos derecho a oler bien, y todos los días del año.

Como una colonia barata llegará en breve la junta general de accionistas del CD Castellón, y para la que ya debiera convocarse en tiempo y forma. Por mucho que diga la legislación mercantil, ni antes ni ahora ni nunca hubo la trasparencia adecuada, razón por la cual cada vez son menos los asistentes y más condescendientes. A falta de la deseable información el resto del ejercicio, la asamblea nos rociará con el engañoso déficit del descenso y llorará la falta de apoyos al club para no hablar de la hedionda ampliación de capital, el maloliente agujero de los sueldos de los pelotas del presidente o la cenagosa situación jurídica sobre la propiedad de la SAD tras la sentencia contra David Cruz y a favor de García Osuna, y tantas irregularidades que se esconden tras el falaz argumento de que solo preguntan quienes no son del Castellón. Pero después de tanto tiempo no cuela. Huele mal. Atufa. Y contra eso ya no es suficiente con el refrescante pachuli --el del granel de las droguerías de antaño-- de la cacareada venta del club a un jeque árabe o a cualquier otra fragancia de los laboratorios Bruixola. 

Compartir el artículo

stats