Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

El Castellón, a expensas de un 'milagro'

Las matemáticas aún dejan un minúsculo resquicio: ganar los cinco partidos... y esperar

Mario Barco, desolado, en el Castellón-Albacete, último partido en el Estadio Castalia hasta la fecha.

El viernes, el CD Castellón, aun tras cinco partidos sin ganar, se veía en la pelea de luchar por los play-off. Ahora, tras el 3-0 de Linares, se autodescarta, según las declaraciones de Sergi Escobar o, más aún, las de David Cubillas. Es el ejemplo de lo que significa este club, centenario este año, capaz de pasar del blanco al negro (y al revés) de un momento a otro.

El Castellón es 12º, a cuatro puntos de la quinta plaza, con 15 todavía en juego. Las matemáticas no le descartan; es más, le dejan un pequeño resquicio, que dependen de un milagro. ¿Puede un equipo que lleva seis jornadas sin ganar ni marcar, vencer cinco partidos consecutivos? Pues, números en la mano, puede que ni siquiera le haga falta: según la actual proyección de puntos, harían falta 58, cuando los de Sergi Escobar tienen 46. Lo dicho, difícil, muy difícil, pero no imposible.

Hablar de luchar por subir, después del desastre de Linarejos (un 3-0 que se quedó corto, por las paradas de Álvaro Campos y los balones al poste de los locales; con el 2-0 a los 14 segundos de sacar de centro el 1-0; con un 3-0 en el que el lateral izquierdo del Linares se recorrió más de medio campo...), puede sonar a risa. Pero no está todo perdido; aunque eso sí, a expensas de una transformación completa. La misma que ha sufrido el equipo, pero al revés: de ese 1-3 en Sabadell, de ganar en casa de un equipo que hasta entonces no había perdido en 2022, con la primera remontada a favor en más de dos años (y más de cuatro, lejos de Castalia), no queda ni la más mínima sombra. Entonces, aún se pensaba en mirar hacia los tres primeros; hoy, el desánimo es tal, que muchos bajan la vista hacia el descenso, todavía con un amplio colchón de siete puntos.

Críticas de Fedpecas y Adpa

La metamorfosis debe ser total. Vuelve la crispación social. Las posturas de la Fedpecas y la Adpa, las dos principales asociaciones de peñistas, tras la debacle del sábado, en las que señalan no solo al equipo, sino a la dirección deportiva (e incluso más arriba), dificulta más la tarea. Tampoco ayuda la tensión añadida por las discusiones, a través de las redes sociales, de la cúpula del club con aficionados. Ahora, más que nunca, sangre fría. Al menos hasta que las matemáticas condenen al Castellón a otra temporada en la tercera categoría del fútbol español.

Todo queda expensas de un verdadero milagro, sin ni siquiera depender de sí mismo. Pero el fútbol, de tanto en tanto, deja historias increíbles. ¿Protagonizará el Castellón una de ellas...? 

Compartir el artículo

stats