Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN
LA ENTREVISTA ÁLVARO CAMPOS Portero del CD Castellón

«Afrontamos los partidos ahora como si fueran de eliminatorias»

El valenciano acaba de cumplir los 200 partidos defendiendo la portería del Castellón

Álvaro Campos lleva siete temporadas y más de 200 partidos con el Castellón. GABRIEL UTIEL BLANCO

Siete temporadas y más de 200 encuentros guardando la portería le permiten a Álvaro Campos (35 años) hacerse un hueco en la ya centenaria historia de un CD Castellón todavía enganchado y aferrado a las opciones de play-off (12º, a dos puntos del quinto), a falta de las cuatro últimas jornadas. Y más grande que será su sitio, porque la temporada siguiente continuará como albinegro, con lo que escalará en el top-30 de jugadores con más partidos disputados, en el que ya se encuentra. Los orelluts derrotaron al Algeciras con un gol de Pablo Hernández, un poco de fortuna para que el remate del Mago acabara entrando... y luego por las apariciones salvadoras de Álvaro, al poco de recoger una camiseta enmarcada con la que se le reconoce, por parte del club, su condición de bicentenario en encuentros.

--Doscientos partidos ya en el Castellón, el tercero portero que más. ¿Qué le dice ese número? 

--Me lo dijeron hace ya unas semanas, que estaba en esas cifras. Lo que significa, es que los objetivos se van cumpliendo. Tengo una trayectoria ya larga, pero el club con mayúsculas en el que he estado, y en el que quiero estar, es el Castellón. Espero cumplir y disfrutar todavía más.

--Además, continuará aquí la próxima temporada, que ha cumplido con la cláusula de partidos jugados, ¿no es así?

--Sí. Aunque independientemente había voluntad por las dos partes. Mientras así sea, no habrá problemas para que yo siga.

--Por su figura, su trayectoria y demarcación, siempre está en la primera línea de fuego. ¿Qué le dice a sus detractores?

--Soy una persona positiva, que intento ayudar a los compañeros, a mi familia, a los amigos... Todo el mundo tiene derecho a opinar, porque forma parte del aprendizaje y de la mejora, siempre y cuando sea desde el respeto. Siempre miraré hacia adelante e intentará ayudar al que lo necesite, porque eso es lo que nos llevará a conseguir los objetivos colectivos.

--Menuda liberación la del viernes, después de seis jornadas sin ganar. ¿Cómo afrontan ahora el encuentro del domingo, ante el Atlético Baleares?

--Pues lo afrontamos como una nueva final. Para nosotros no hay más partido que ese. Porque, de ganarlo o no, dependerá de nuestras opciones en las últimas tres jornadas. Pero hay que ganarlo sí o sí, para poder optar a jugar otra final a la semana siguiente.

--Ahora más en frío, con el paso de los días, ¿cuáles han sido las causas de ese desplome? Además, no es la primera vez que sucede, teniendo en cuenta el final de la pasada temporada.

--Van pasando las jornadas y no es que no ganes, es que no metes un gol. No consigues los pequeños objetivos, individuales y colectivos, en cada uno de esos partidos. Luego, mereces ganar al Albacete, empatar en Andorra... Al final todo eso hace mella. Porque, aunque somos profesionales, antes somos personas. Lo fundamental era conseguir una victoria para borrar todo eso. Afrontamos ahora cada partido como finales, como si fueran de eliminatorias.

--Después de la derrota en Linares, usted dijo que había que olvidarse de la clasificación, de los play-off, de subir... ¿Continúa pensando de la misma manera?

--Un equipo que, por aquel entonces, llevaba seis jornadas sin ganar ni marcar un gol, no podía pensar en ganar los últimos cinco encuentros. Había que tener en cuenta la dinámica y la historia reciente del equipo. Lo repito: tenemos que ganar un partido, una final, para tener la opción de jugar otra final a la semana siguiente. Porque, si no, no habrá más.

--¿No se trataba de una manera de quitar presión?

--No. Lo que soy, es realista.

--¿Cómo calificaría no jugar por subir, no estar en Galicia? Decepción, fracaso...

--Aquí llevamos toda la temporada oyendo que el objetivo es el ascenso, que hay que luchar por subir... Y que si no se consigue, es un fracaso colectivo. Es cierto que tenemos una plantilla importante y preparada, aunque no es lo mismo acabar a un punto del objetivo que a cuatro. De todas formas, no lo considero un fracaso: para mí no existe en el mundo del deporte, como en la vida, si lo intentas.

--Cambiando un poco de tema, ¿cuál es su valoración de la Primera RFEF? Es más fuerte deportivamente, pero también una carga económica mayor para los clubs: nivel mayor de las plantillas, desplazamientos más largos, disminución de las ayudas federativas, el jaleo de las retransmisiones y los derechos de televisión...

--Está claro que no es la panacea, que no es lo que nos habían vendido inicialmente. Es peor que la antigua Segunda B a nivel societario, como están anunciando todos los clubs, por lo que ha pasado con el Extremadura (algo que a mí me tocó sufrir con el Ontinyent)... Antes había equipos muy poderosos, pero distribuidos en cuatro grupos; y ahora son prácticamente los mismos, pero solo en dos. Es decir, que pueden haber 15 o 16 equipos con aspiraciones de subir, cuando antes había seis o siete para las mismas plazas prácticamente. Es cierto que hay diferencias a nivel de competición: ahora juegas ante un equipo que está en zona de descenso y te fijas en que tienen un plantillón...

--¿Y ahora cómo se cambia?

--A nivel empresarial es más compleja, con más desplazamientos, te exigen más... pero no hay un control económico, aunque a nivel deportivo sí es más bonito, existe mayor competitividad.

--¿Qué hay de cierto en que los presupuestos de los clubs se han disparado por los salarios?

--Los clubs no se han ido a fichar jugadores a Primera División, ni tampoco los han traído del extranjero. Son los mismos jugadores que estaban hace un par de años en Segunda B, pero pasa lo que ya he comentado: que antes estaban distribuidos en cuatro grupos y ahora en dos. Con todo, sigue habiendo grandes diferencias, porque hay tres o cuatro clubs, con fondos de inversión detrás, que son los que han roto el mercado. Y tampoco existe el control económico, por parte de la federación española, que debería.

--¿Cree que habrá una marcha atrás? ¿Que esta Primera RFEF evolucionará de nuevo hacia lo que era la Segunda División B?

--No conozco a ningún político que dé marcha atrás. Rubiales sacó adelante la reestructuración y seguirá con ella.

--¿Qué le pediría?

--Lo que sí es una vergüenza es lo que pasa con los derechos de televisión. La federación española debería ir de la mano de LaLiga: tener unos avales, una solvencia para poder competir... Y, de esa manera, vender los derechos de la categoría de la manera apropiada. Rubiales debería pedir ayuda a LaLiga y convertir a la Primera RFEF en una categoría apetecible. ¿Dónde está el dinero en el fútbol? En Primera y en Segunda División, así que debes ir de la mano: no puedes vender la Primera RFEF aparte, sino todo en un mismo pack.

--Más dinero y, también, un mayor reparto entre los clubs, ¿no?

--Sí, claro. No puedes repartir solo 200.000 euros en una categoría que se supone que es profesional. Es inaceptable, porque entonces no es sostenible. A no ser que tengas un fondo de inversión detrás, tipo Albacete, Andorra o Deportivo, es complicado para cualquier empresario que invierta en un club de Primera RFEF. Para hacer una categoría atractiva tienes que estar con Primera o Segunda, que es lo que genera dinero.

Compartir el artículo

stats