Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

El Castellón buscará entrenador en verano seis años después

Desde Frank Castelló en la 2016/17, el club había intentado mantener proyectos continuistas desde el banquillo

Sergi Escobar, pensativo, a la conclusión del encuentro del pasado sábado contra el Cornellà en el Estadio Castalia. GABRIEL UTIEL BLANCO

El CD Castellón se enfrenta este verano a una situación que parecía tener olvidada desde hace años. La salida de Sergi Escobar como entrenador del primer equipo tras renunciar al año de contrato en vigor que le quedaba (renovó por una temporada más el pasado mes de abril) ha propiciado que la secretaría técnica de la entidad albinegra tenga que buscar a un nuevo timón para el proyecto 2022/23 a lo largo del mes de junio, algo que no sucedía en el club desde hace seis veranos.

No es que la marcha del técnico almassorí haya trastocado mucho los planes de los dirigentes orelluts ya que era una opción que se venía rumiando semanas atrás a tenor de los pobres resultados cosechados y la imagen ofrecida, sobre todo, en la segunda vuelta del campeonato. Pero sí que es cierto que el Castellón no cambiaba de técnico en estas fechas desde hace bastantes años.

De hecho, en la última década se podría decir que, salvo en los momentos más complicados por los que ha atravesado el club, siempre se ha intentado mantener proyectos continuistas, tanto por las figuras de sus entrenadores como de los jugadores. Tanto es así, que el último inquilino del banquillo albinegro que llegó en verano para iniciar una nueva temporada fue Frank Castelló en la campaña 2016/17. El técnico de Bocairent llegó en julio del 2016 a la disciplina castellonense tras una campaña en la que Ramón Calderé y Kiko Ramírez se habían dividido la dirección del equipo (al primero le destituyeron en octubre del 2015). El experimentado entrenador procedía del Orihuela y era conocedor tanto de la Tercera División como de la Segunda B. Fue esa la última vez que se produjo un cambio en el banquillo en plenos meses de verano.

La Ida y vuelta de Frank Castelló

Sin embargo, su primera etapa en el banquillo de Castalia duró poco ya que en plena festividad de Nochevieja el entonces presidente David Cruz optó por prescindir de él y fichó a Manu Calleja. El cántabro acabó la 2016/17, pero el cambio accionarial con la llegada de Capital Albinegre (Vicente Montesinos y compañía) provocó que se repescara a Frank Castelló de nuevo para iniciar el curso 2017/18.

Tampoco tuvo demasiada suerte el preparador valenciano en su segunda etapa como técnico del Castellón ya que los resultados le acabaron condenando pese a estar quinto en la clasificación (fuera del play-off, que era el principal objetivo para salir de Tercera). Fue entonces cuando Sergi Escobar vivió sus primeros días como técnico de su equipo de toda la vida. El almassorí acabó la campaña con el ansiado ascenso a Segunda B tras siete años en el pozo y arrancó la siguiente campaña, dando continuidad desde la directiva al proyecto iniciado ese año.

Cosas de la vida, Escobar solo duró cuatro partidos. Le suplió durante unos pocos días David Gutiérrez --actual presidente del Comité Nacional de Entrenadores-- y entre tanta incertidumbre llegó Óscar Cano, con el que el Castellón lograba la permanencia en Segunda B de forma agónica en la última jornada y, al curso siguiente, el ansiado ascenso a Segunda División A en una campaña marcada por la pandemia. La historia de lo que pasó con Cano y el regreso de Escobar es por todos conocidos, y ahora el técnico almassorí pone fin a su última etapa al frente del Castellón.

Compartir el artículo

stats