Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

La entrevista a Vicente Montesinos | «Voy a seguir y habrá muchos cambios en el Castellón»

El presidente y máximo accionista del club albinegro asegura que hay «tres posibles inversores» para entrar en la entidad

Vicente Montesinos desvela a Mediterráneo sobre el CD Castellón que se viene. GABRIEL UTIEL BLANCO

Contaba el maestro de periodistas Crescencio López del Pozo, Chencho, que ser presidente del CD Castellón otorgaba a la persona que ostentaba el cargo una notoriedad similar a la de la primera autoridad municipal… pero también una gran responsabilidad. Vicente Montesinos cumple cinco años al frente de la entidad albinegra, tiempo en el que ha vivido todo tipo de experiencias. Le ha pasado como aquel que echa un ojo a la previsión meteorológica y le anuncia lluvia y tormentas, pero luego ve asomarse un sol a raudales. Así fue su llegada al club. Después, llegó el primer ascenso y el parte apuntaba tiempo primaveral, pero otra vez el weatherman erró su presagio: la borrasca fue tremenda con su socio José Miguel Garrido y el descenso se salvó de milagro. Montesinos echó mano de una nueva forma de vaticinio en un etapa en la que regresaba al ruedo en solitario. Echó mano de ropa de abrigo y paraguas y, más que nunca, el cielo alumbraba con una luminosidad especial el horizonte albinegro. El ascenso a Segunda A era un sueño, pero acabó siendo una pesadilla que se alargó a la temporada recientemente finalizada. Ahora, su experiencia le dicta que debe abrir la ventana para mirar el tiempo y tomar sus propias decisiones. Sigue solo, pero busca compañía. Lo importante es que después de la depresión de un año para olvidar, ha tomado fuerzas para poner el club patas arriba y obrar cambios en busca de sol. Montesinos descubre sus planes a la afición del Castellón a través de Mediterráneo, después de mantenerse en silencio durante mucho tiempo. De momento sigue, aunque lo más probable que en compañía.

--Acaba de terminar su quinto año en el Castellón, así que ya se puede considerar un licenciado en fútbol. ¿Muy difícil este mundo? 

--La llegada ya fue complicada, porque el club se encontraba técnicamente en disolución y tuvimos que trabajar mucho para salvarlo de una posible desaparición. Luego, es posible que los éxitos llegaran demasiado pronto: casi sin esperarlo, estábamos en Segunda. Y puede que no estuviéramos preparados para ese crecimiento, porque no es lo mismo estar en Tercera que en Segunda A. Los dos últimos años no han sido buenos, pero el Castellón está mucho mejor de lo que estaba y continuaremos trabajando, y mejorando, para que siga creciendo. En 2017 tuvimos que rehacer prácticamente todo el club, más difícil que empezar de cero. A la vez que lo reconstruíamos, teníamos que hacerlo competitivo. Creo que hicimos lo más difícil. Y, además, la afición nos entendió y nos ayudó mucho en este proceso.

--Después del boom social que vivió el club, parece como si ahora estuviera el albinegrismo un tanto dormido... 

--La gente, la afición, es el mejor caudal que tiene el Castellón. El covid nos ha perjudicado mucho, no solamente en lo económico, sino también en lo social. La afición no ha podido celebrar un ascenso a Segunda y, lo que es peor, no ha disfrutado de su equipo en un año que iba a ser bonito. Seguro, que con la afición en Castalia, todo hubiera sido diferente. Pero también tenemos que ser conscientes y hacer autocrítica de que es posible que no hayamos sabido escuchar a la gente. No tengo dudas de que si corregimos nuestros errores, que los hemos tenido, la afición estará con el Castellón el año del Centenario.

--Usted manifestó, en la última junta general de accionistas, que el club necesita una inyección económica y que es necesaria la llegada de inversores. ¿Hay mucha gente interesada? 

--En este tiempo han sido muchos los que se han interesado por el Castellón. Hemos pasado muchos filtros y ahora existen conversaciones avanzadas con tres grupos; desgraciadamente, hay más interés por nuestro club fuera de Castellón y a nivel internacional que por gente de Castellón. El club es atractivo y, a pesar de todo, no se halla en una situación tan mala. Existe potencial. El Castellón lo tiene todo para ser un club importante en el fútbol profesional.

--¿Continuaría Vicente Montesinos en el Castellón, si se llegase a un acuerdo con alguna de esas opciones que usted maneja? 

--Sí, podría ser, porque las tres posibilidades quieren que continuemos al frente. El Castellón necesita inversión. Y las opciones pueden entrar como accionistas mayoritarios; o participando como socios y estableciendo un pacto de socios tanto de funcionamiento como sobre las acciones. Lo importante es que el club necesita inversión para llevar adelante el proyecto.

--¿Esa posibilidad de la entrada de un inversor ha paralizado la actividad del Castellón? 

--Nosotros seguimos trabajando en varias direcciones. Eso sí, siempre estamos planificando y viendo alternativas que nos permitan mejorar. En el fútbol no se puede parar y, por tanto, ya estamos trabajando en la próxima temporada; vamos a ponernos en marcha para planificar la temporada, ahora que ya ha concluido la que estábamos. La afición tiene que saber que el club sigue vivo y que vamos a intentar rectificar los errores cometidos y trabajaremos para hacer un buen equipo y un buen proyecto que nos permita volver a la Liga de Fútbol Profesional.

--¿Planea muchos cambios en el club? 

--Sí, es normal. Los dos últimos años no han sido buenos. Un descenso en el primero y, en el segundo, hemos estado lejos de los puestos de promoción de ascenso. No era el objetivo ser campeones, pero sí pelear hasta el final por estar arriba y meternos en play-off y no se ha logrado. Habrá cambios de gente y también de modelo de funcionamiento en el CD Castellón. Los cambios serán en todas las parcelas del club. Tenemos que volver a ser competitivos. Esa es mi exigencia y la de toda la afición albinegra.

--Por cierto, ¿pueden afectar las causas judiciales abiertas entre antiguos propietarios o gestores del Castellón al futuro de la entidad? 

--Son causas entre otras personas por incumplimiento de contratos, si se refiere al contencioso entre David Cruz y José Manuel García Osuna. No debe afectar al club. Existe un matiz importante que siempre recuerdo: Capital Albinegro no le compró las acciones ni a Cruz ni a nadie, sino que simplemente acudió a una ampliación de capital necesaria para la supervivencia de la SAD en la que no participó casi nadie. Y lo mismo en las posteriores ampliaciones. La situación del Castellón está totalmente regularizada.

--Otro tema es el apartado económico... 

--No debemos olvidarnos de la gravísima situación de donde veníamos y, a pesar de ello, los éxitos que conseguimos en muy poco tiempo. Después del descenso se han tenido que satisfacer una serie de compromisos económicos y ahora los ingresos no existen, solamente los que aportamos desde Capital Albinegro como principal accionista. El Castellón no es ajeno a todo lo que está ocurriendo en la economía mundial. En el fútbol también lo estamos sufriendo; incluso los clubes más potentes del mundo. Por eso se necesita una inyección de capital, que puede llegar a través de una ampliación del capital social con la llegada de inversores. Ya expliqué en la junta que el covid ha supuesto al club un coste de más de un millón de euros, entre gastos directos e ingresos no recibidos. Además, tuvimos que afrontar, con nuestros recursos, sin ayuda de nadie, la adaptación de Castalia para competir en la Liga SmartBank con cerca de 700.000 euros. Todo por exigencia de LaLiga (césped, perímetro del terreno de juego, salas de televisión, VAR, posiciones de cámaras en las retransmisiones, palcos, vestuarios, accesos…).

--El Castellón necesita imperiosamente una ciudad deportiva que sirva también de elemento aglutinador de la entidad. ¿Cómo se encuentra ese proyecto? 

--Sí, como dice, el club necesita unas instalaciones. Es algo prioritario. Tenemos el proyecto para realizarlo en varias fases pero necesitamos colaboración. En este año del Centenario sería importante para el crecimiento del club contar con la ayuda del Ayuntamiento para encontrar unos terrenos. La nueva ciudad deportiva del Castellón y para Castellón es el proyecto más urgentes. Uno de los grandes crecimientos del club que se han visto estos años ha sido precisamente el fútbol base; pues aún podríamos crecer más, si tuviéramos una ciudad deportiva a la altura de la entidad y de la ciudad. Y, por supuesto, también tendría un efecto muy positivo en la preparación del primer equipo.

--¿Y el Estadio Castalia

--Tenemos un convenio que se rubricó tras el ascenso, pero sería también importante para el Castellón firmarlo para un periodo largo y poder acometer las reformas que necesita para el futuro la instalación. Estamos en el año del Centenario y sería un buen respaldo para el CD Castellón.

--La nueva Primera RFEF ha resultado tan ruinosa, o más, que la antigua Segunda B. Este año, con un presupuesto alto para la categoría, lo deportivo no ha funcionado bien. ¿Habrá reducción presupuestaria? 

--El presupuesto -como bien dice- para la primera plantilla era de los más altos de la categoría, con aproximadamente dos millones para jugadores y técnicos (al margen del presupuesto del club), pero no hemos alcanzado el objetivo que nos marcamos, que era el de de poder disputar los play-off. Hemos fallado, pero la intención es mantenernos en una inversión parecida para armar un buen equipo con el fin de luchar por nuestro objetivo, que es el ascenso. El Castellón tiene que pelear por subir, no hay otra meta.

--La salida de Sergi Escobar del Castellón, después de su renovación el pasado 9 de abril, ¿suena a una destitución camuflada? 

--La prórroga de su contrato fue una decisión de la dirección deportiva avalada por Fernando Gómez Colomer y Àngel Dealbert; y yo, como presidente, asentí a lo que recomendaban los técnicos del club, como una idea de reforzar su figura en el tramo final de la temporada. Luego él ha sido quien ha presentado la dimisión y ha renunciado a su contrato, lo que le honra como persona. En la parcela deportiva es muy evidente que no se han cumplido los objetivos; y cuando eso sucede, uno tiene que ser consecuente. Ojalá otros siguieran el mismo ejemplo en el club.

--¿Ya se trabaja en el relevo del entrenador? 

--No, hay que tomar decisiones que pueden afectar a varias parcelas del Castellón, y ello conlleva muchos cambios. Por esa razón hay decisiones que deben esperar a su momento oportuno.

--¿Habrá cambios en la parcela de la dirección deportiva? 

--Sí, los habrá. Estamos trabajando en ello. En las próximas semanas iremos comunicando las novedades.

--Este año concluye la campaña Centurión. La respuesta de la afición siempre ha sido buena a unas campañas de abonados con muy buenos precios. ¿Mantendrán la misma filosofía? 

--Concluye la campaña Centurión pero abrimos la del Centenario, que es y tiene que ser una temporada de todos y para todos. La Primera RFEF es altamente competitiva, ya lo hemos podido ver, pero además totalmente deficitaria, por lo que nos obligará a replantear la política de precios, pero siempre pensando en nuestros socios. Incluiremos un pack de Centenario muy atractivo. La afición se va a volver a ilusionar con el Castellón, estoy convencido. Nosotros tenemos la obligación de motivarlos, y así lo haremos. Tenemos mucho trabajo por delante.

--Le veo otra vez con fuerzas de tirar adelante… 

--Sí, lo estoy. Y con ganas de rectificar los errores que hayamos podido cometer y de los que, como presidente, soy responsable, pero de ellos se aprende y estoy seguro de que vamos a construir un nuevo proyecto del que nos sintamos orgullosos. Ya lo hemos hecho y lo volveremos a hacer. Todos queremos al Castellón, que es nuestro, de la ciudad, de los castelloneros y forma parte de nuestro patrimonio sentimental.

--Usted habló, cuando llegó en el verano del 2017, de un plan de cinco años. ¿Ya tiene en mente otro para los próximos cinco?

--En el primero, como decía antes, alcanzamos metas muy pronto y ahora hay que recomponerlo. Tenemos muchos planes e ideas. Es un barco en el que estamos todos y para el que también necesitamos una tripulación, nuestros socios, que nos ayuden a alcanzar puerto con éxito. Personalmente tengo un gran compromiso por lo que es mi club y mi ciudad.

Compartir el artículo

stats